Un establecimiento de Farggi en el paseo de Gracia (Barcelona).

Farggi se lleva su primer disgusto tras la compra de La Menorquina

stop

El grupo heladero pierde casi 25 millones de euros, más del doble que en el ejercicio anterior, "por los gastos de la operación"

23 de octubre de 2018 (04:55 CET)

Los comienzos nunca fueron fáciles, reza el tópico. En el caso de la compra de La Menorquina por parte del Grupo Farga (Lacrem) se cumple a la perfección. El propietario de los helados Farggi adquirió a su competidor en 2017 y las primeras cuentas dejaron al descubierto el lado oscuro de la transacción: unos números rojos de 24,84 millones de euros, más del doble que los registrados en el ejercicio anterior.

Las cuentas del grupo a las que ha tenido acceso Economía Digital revelan un incremento de las pérdidas del 136% frente al agujero de 10,52 millones del periodo comparable. “La subida está provocada, mayoritariamente, por los costes derivados de la compra del Grupo Kalise Menorquina”, asumen desde la empresa catalana.

A pesar de que la operación disparó los ingresos desde los 42,8 millones hasta los 107,5 millones de euros, la partida de gastos también se multiplicó por el cierre de la planta de Poblenou (Barcelona) y el expediente de regulación de empleo (ERE) para 125 personas presentado en octubre.

El grupo familiar presidido por Eduardo Farga asume el revés, pero en las mismas cuentas augura que a lo largo de 2018 se comenzarán a producir las sinergias esperadas “por la complementariedad de los productos y de los mercados” de ambas sociedades. “Somos el tercer fabricante a nivel español en términos de producción y el quinto europeo por facturación”, presume.

Farggi eliminará la marca Kalise: comienza la menorquización

Con la adquisición ya sellada, el ejercicio actual debe ser el del despegue. Los cambios se dejarán a ojos de los compradores, que verán como la marca Kalise desaparece progresivamente de los congeladores. "Uno de los principales retos es iniciar la menorquización, cambiando la marca Kalise por La Menorquina", explica la compañía.

A nivel empresarial, el desafío de la flamante alianza pasa por aglutinar toda la actividad en la fábrica de Palau-solità i Plegamans integrando las diferentes gamas y homogeneizando los métodos de producción de ambas empresas.

 

 

Hemeroteca

Farggi
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad