La UGT sale en defensa de Seat y exige al Gobierno que no reclame las ayudas recibidas

stop

Polémica

Línea de montaje de Seat en Martorell

en Barcelona, 28 de septiembre de 2015 (19:20 CET)

Seat no ha respondido por ahora al ministro de Industria, que dijo que la marca española, así como el resto de marcas del grupo Volkswagen, tendrán que devolver las ayudas recibidas por la venta de vehículos eficientes. Quien sí que ha respondido, y con mucha dureza, ha sido la UGT de Catalunya. El sindicato, mayoritario entre la plantilla de Seat, ha exigido al ministro, José Manuel Soria, que rectifique y ha calificado de "deplorable" su actitud.

"Inadmisibles". Con este adjetivo define la UGT las declaraciones de Soria. El sindicato "considera deplorable que el Gobierno, en lugar de apoyar a la empresa y a los trabajadores de Seat para hacer frente común en esta crisis, centre sus esfuerzos en agravarla todavía más". Además, considera que, con estas declaraciones, el ministro "pone en riesgo miles de puestos de trabajo directos e indirectos en Cataluña".

¿Se pueden reclamar las ayudas?

Industria no ha clarificado a qué ayudas se refería. Cuando compramos un coche, hay dos factores que dependen de las emisiones: el impuesto de matriculación, que puede situarse entre 0 y el 14,75% del precio del coche en función del CO2 que emita, y el plan PIVE, por el que el Gobierno aporta 750 euros (hasta mediados de este año eran 1.000) siempre que se retire un coche viejo y el que se compra sea poco contaminante. En ambos casos, el beneficiado directo de la ayuda es el cliente.

Sin embargo, existe una incógnita sobre si Industria podría o no reclamar estas cantidades. El baremo de contaminación utilizado por el Gobierno es el CO2 (gramos por kilómetro), o dióxido de carbono, mientras que la desviación detectada en EEUU era de otros gases, óxidos de nitrógeno. En cualquier caso, habrá que esperar a ver qué arrojan las investigaciones en Europa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad