Las marcas de coches se quejan en España de vicio

stop

La patronal europea de automóviles revela que las ventas en España crecen más que en Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia pese al fin de las ayudas

Un concesionario Toyota

Barcelona, 16 de febrero de 2017 (11:58 CET)

Cuatro meses después de que se agotara el plan PIVE de ayudas públicas a la compra de coches, el sector del automóvil español sigue pidiendo estímulos. Unos estímulos –un descuento directo por la compra de un coche nuevo– del que no gozan la mayoría de sectores pese a que quizá algunos, con los datos en la mano, lo necesiten más que el de las cuatro ruedas.

España empezó el año con una subida de las matriculaciones del 10,7%, hasta las 84.515 unidades. Esta cifra no sólo es significativa, teniendo en cuenta que ya no había ayudas y se comparaba con enero de 2016, cuando el PIVE todavía era vigente, sino que además sitúa a España por encima de la media europea y de sus principales mercados.

Las ventas en enero en la Unión Europea subieron el 10,2%, medio punto menos que en España, según los datos publicados este jueves por la patronal europea ACEA. Si se mira los países de la antigua UE15, el incremento no llega al 10%. Por tanto, la salud del sector en España no parece tan mala como para necesitar asistencia pública.

Comparando los datos con los de los principales países europeos, España también sale bien parada. Los cuatro grandes mercados del continente –Alemania, el Reino Unido, Italia  y Francia– crecen menos, aunque excepto el británico, se mueven en porcentajes también alrededor del 10%.

Pese a estos datos, hace sólo 15 días, con la publicación de las matriculaciones en España, las tres grandes patronales –Anfac, Faconauto y Ganvam– alertaron de una "ralentización" en las ventas a causa del fin del PIVE: dicho plan, pagado a medias entre el Gobierno y las marcas, ayudaba con 1.500 euros a los compradores de coches que a cambio achatarraran un vehículo con más de diez años.

El argumento del sector en España es el mismo: si no se estimula la venta de coches, el parque de vehículos envejece. Según las patronales, a final de 2016 la edad media de los automóviles en circulación en el país era de 12 años. Para demostrar que habría que vender más coches, comparan el dato de enero de 2017 con el del mismo mes de 2008: entonces se vendían el 16,8% más, pero no había estallado la burbuja financiera e inmobiliaria que dio lugar a la crisis.

Los datos de ventas de enero en Europa nos dejan otras conclusiones. La principal, para los intereses de la industria en España, es que Seat es una de las marcas que mejor ha arrancado el año: vendió un 26% más, es decir, más del doble que la media del sector. Al otro extremo se sitúan dos compañías que están explorando su unión: PSA (Peugeot y Citroën) y Opel. Citroën (6,4%) y Opel (5,4%) son de las marcas que menos crecen.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad