Los ejecutivos de Repsol compran acciones para reforzar la compañía

stop

DESCENSO BURSÁTIL

El presidente de Repsol, Antonio Brufau (izquierda), y el consejero delegado, Josu Jon Imaz (derecha)

Barcelona, 03 de septiembre de 2015 (20:19 CET)

La cúpula de Repsol ha reaccionado, y los principales ejecutivos han iniciado un proceso de compra de acciones con el propósito de ofrecer la máxima confianza en la compañía, tras un descenso en las cotizaciones en las últimas semanas. A finales de abril se situaron a 18,5 euros, y a 17 en julio, pero en las últimas semanas han perdido casi un 30% del valor.

Ese descenso se vio provocado por la caída del precio del crudo, pero también por la salida del índice Euro Stoxx 50, el índice bursátil de la zona euro.

Por ello, según se ha comunicado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el presidente de Repsol, Antoni Brufau, ha adquirido, a fecha de 2 de septiembre, hasta 81.900 acciones de la petrolera a un precio de 12,24 euros por título.


La petrolera, penalizada en 2015

Con ello se desea demostrar la confianza en que la evolución de la acción sea positiva. Brufau se convierte, de hecho, en el primer accionista individual de Repsol, con el 0,031%.

También ha comprado acciones el consejero delegado, Josu Jon Imaz, que ha adquirido, en la misma fecha, 40.000 acciones, a un precio de 12,26 euros, con un desembolso total de 490.400 euros. Con ese total, acumula 89.750 acciones, lo que equivale al 0,006% del capital.

Otro ejecutivo, Miguel Martínez, el director general económico financiero, compró el 1 de septiembre 32.530 acciones a precios de entre 12,27 euros y 12,3 euros por acción. Con esas acciones Repsol busca una recuperación de su acción, muy castigada en el Ibex a lo largo de 2015, con pérdidas cercanas al 20% desde el mes de enero.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad