Miró plantea un ERE con 500 despidos y cierre de 53 tiendas

stop

RECONVERSIÓN

Una de las 141 tiendas de Miró

18 de junio de 2011 (21:57 CET)

Establimients Miró, una de las principales cadenas de electrodomésticos del país, que presentó concurso de acreedores en mayo, ha concretado la magnitud del recorte que precisaría para asegurar su futuro. El miércoles pasado presentó al juzgado que entiende el concurso de acreedores la solicitud de iniciar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Éste afectaría a un tercio de la plantilla, que está formada por 1.442 operarios, por lo tanto unos 500, y supondría el cierre de 53 de las 134 tiendas del grupo, según fuentes sindicales.

El cierre afectaría también a los centros logísticos del grupo en Martorell (Barcelona, y Pinto (Madrid). En Catalunya la clausura de centros incluiría a los que tiene en Castelldefels (Ànec Blau) y Barberà del Vallès (Baricentro). Además, se cerrarían tiendas en Badalona, Olot, Cornellà y Viladecans. Se considera que en los establecimientos citados trabajan un centenar de empleados, aunque donde habría más afectados sería en el centro logístico de Martorell, con unos 40.

Reducir los daños


La intención expresada por la empresa a los representantes sindicales es limitar al máximo el efecto del ERE, por lo que ha mostrado su esperanza en que se pueda reducir la cifra inicial de 500 despidos.
El trámite iniciado es pedir permiso al juzgado para iniciar el ERE. Acto seguido se abrirá el proceso de negociación con los trabajadores que, si se siguen los plazos habituales terminaría en septiembre.

Miró presentó en mayo el concurso de acreedores justificado por la caída de las ventas que le habría producido un agujero de 260 millones . En aquel momento indicó que su intención era traspasar unas 30 tiendas. Esta sigue siendo la voluntad de la empresa, por lo que espera que el grado de afectación del plan de recuperación sea inferior al presentado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad