Peter Lim y su familia a su llegada a Mestalla, el estadio del Valencia CF. | EFE

Peter Lim se cobrará la inversión en el Valencia a partir de julio

stop

El club de fútbol deberá abonar 27,3 millones a su máximo accionista el próximo 1 de julio. Si no puede pagar, Lim se hará con los derechos de los jugadores

Barcelona, 31 de enero de 2018 (04:55 CET)

El singapurense Peter Lim ya tiene fecha para comenzar a exprimir su inversión en el Valencia CF. Tras aterrizar en la ciudad en 2014,  el flamante propietario del equipo abrió líneas de crédito por valor de 180 millones con el conjunto che como beneficiario. El dirigente se prepara ahora para cobrar parte de las deudas después de cambiar otros préstamos por acciones de la entidad. Por primera vez, el club deberá pagar 27,3 millones de euros a Meriton, la sociedad del magnate.

Las cuentas a las que ha tenido acceso Economía Digital revelan que el Valencia deberá afrontar en la temporada 2018/2019 un pago de 27,38 millones de euros. “La obligación del pago según contrato sería el 1 de julio de 2018”, asume el mismo documento.

La fecha no es al azar. Al firmar el acuerdo, se estableció que la cantidad se devolvería el tercer año de Lim en la entidad o después del primer pago de la deuda de 155 millones de euros que se arrastra con Bankia. Si la retribución al banco está fijada para el 30 de junio, el reembolso al singapurense debe realizarse el día siguiente.

El origen de la deuda es una póliza de crédito de 100 millones de euros que el máximo accionista otorgó al club en el ejercicio 2014/2015. Hasta el cierre de la temporada 2016/2017, la entidad había utilizado 88 millones de la línea: 62 millones se habían capitalizado y los 26 millones restantes debían ser devueltos.

El Valencia asume la necesidad de "identificar y conseguir ingresos adicionales" para sobrevivir

El préstamo se hizo en términos muy beneficiosos para el Valencia, que sólo deberá hacer frente a un interés del 1,5%, ostensiblemente inferior a las condiciones establecidas por los bancos como norma.

Pero el salvavidas de Lim alcanza los 180 millones de euros. A los 100 millones de la línea de crédito –de los que se han utilizado 88 millones— se unen otros 80 millones de un segundo préstamo de los que se han utilizado sólo 38 millones de euros. El club tiene así margen para acometer inversiones gracias al sostén económico del singapurense.

No obstante, la propia entidad es consciente de que no puede depender exclusivamente de su máximo accionista. Con un fondo de maniobra negativo de 69,5 millones de euros –frente a los -57,2 millones de la temporada 2015/2016— admite la necesidad de “identificar y conseguir fuentes de ingresos adicionales que generen excedentes económicos y financieros” para alcanzar el equilibrio.

De no lograrlo, y por tanto no poder pagar las deudas adquiridas con Meriton, el Valencia perdería los derechos económicos de sus futbolistas. Es decir: en caso de traspaso, las cantidades percibidas irían directamente al bolsillo de Peter Lim y no a las cuentas de la entidad. “Por el momento no se han ejercido los derechos de pignoración sobre los derechos de los jugadores”, tranquiliza el club.

La estructura de deuda del Valencia CF

Como explicó Economía Digital el pasado fin de semana, las aspiraciones inmobiliarias del conjunto valencianista supusieron un auténtico agujero a su balance. La construcción del nuevo estadio, detenido desde 2009, se transformó en unas deudas de 155 millones de euros con Bankia y de otros 20,3 millones con Caixabank. Con la compañía catalana también tiene hipotecada la sede social, en la plaza Valencia Club de Fútbol, por 455.000 euros.

De este modo, el club afronta vencimientos  de 14 millones de euros con los bancos cada una de las próximas tres temporadas. Más allá de la temporada 2021/2022, el pasivo alcanza los 119 millones de euros para completar los 176,9 millones de euros a abonar a las entidades financieras.

Pero el Valencia CF también arrastra pasivos con la administración pública. El solar del nuevo estadio está hipotecado con el Ayuntamiento de Valencia como garantía por el pago aplazado de los 16,2 millones de euros todavía adeudados por la compra del suelo para erigir el recinto deportivo. En 2015, el club ya hizo entrega al consistorio de 35 solares valorados en 25,6 millones de euros.

En total, la deuda del conjunto alcanza los 232 millones de euros entre los pagos a bancos --176,9 millones-, Peter Lim --27,3 millones--, otros clubes de fútbol --13,2 millones-- y otros pasivos --14,3 millones--.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad