Seat suspenderá 571 contratos diarios durante cuatro meses para atajar pérdidas

stop

La compañía presenta a la Generalitat y los sindicatos una regulación temporal que reordena la actividad hasta 2014

08 de julio de 2013 (19:38 CET)

La cúpula de Seat, liderada por Jürgen Stackmann, ha confirmado este lunes por la tarde los rumores de los últimos días. El grupo de automoción ha presentado ante la Generalitat y el comité de empresa un expediente de regulación de empleo temporal cuya principal medida es la suspensión de hasta 571 contratos diarios en todas las líneas de ensamblaje de las sede central, situada en Martorell (Barcelona), y de la factoría de la Zona Franca (Barcelona) a lo largo de cuatro meses. Desde septiembre a diciembre de este año.

La reestructuración tiene como principal objetivo atajar los números rojos de la compañía, que ha iniciado el año con unas pérdidas operativas de 46 millones de euros, el 58,6% más que el primer trimestre de 2012. A pesar de que las ventas han mejorado de abril a junio, el grupo ha agotado las medidas de flexibilidad incluidas en su convenio. Básicamente, compensar los paros de producción para ajustarla a la demanda actual contra la bolsa de horas. Ésta, ha llegado a su límite, informan fuentes de la compañía.

Menos afectados

La propuesta de la empresa es que el ajuste en la producción se reparta entre los 9.000 trabajadores dedicados a fabricar vehículos. La dirección aún tiene que negociar con los sindicatos cómo se aplicarán los días del ERE temporal.

Los trabajadores destacan la literalidad del documento presentado ante la conselleria de Empresa i Ocupació, que señala que la suspensión amortizará cada día "hasta 571 contratos". Esperan reducir esta cifra al sentarse en la mesa de diálogo.

Líneas de producción

La reestructuración de la actividad también pasa por ordenar el trabajo de las líneas de producción. Esta es la medida que se pacta ahora y también se aplicará a lo largo de 2014.

La línea número uno, que fabrica el modelo Ibiza, no se modificará. La cúpula de Seat eliminará a finales de año uno de los tres turnos que trabajan en la línea tres, que ocupa a 2.800 personas, ya que desde este lunes sólo produce el modelo Q3 de Audi (también del grupo Volkswagen). Este ajuste provocará que se dejen de trabajar 16 días entre septiembre y diciembre de este año.

Negociación

En contrapartida, Seat reforzará con otro turno de trabajo la línea número dos, que se dedica a producir los modelos Altea y el nuevo León. Este último es la gran apuesta de Seat. De hecho, planifican reforzar su fabricación porque en las próximas semanas presentarán el modelo familiar. Los tres horarios iniciarán su implementación a medio gas, la producción se deberá parar 35 días que afectará a 3.800 empleos.

La dirección de Seat intentará pactar con sus trabajadores todas las medidas del expediente temporal. En los últimos años, la negociación en el grupo de automoción ha estado protagonizada por la paz social que se intentará mantener.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad