Unilever y Viladecans logran un ahorro energético de 95.000 euros en un año  

stop

El presupuesto de la ciudad para 2016 es de 61,8 millones, con un aumento en servicios sociales del 10,5%  

Viladecans Business Park, nueva sede de Unilever España.

Barcelona, 28 de noviembre de 2015 (12:14 CET)

La colaboración entre las empresas privadas y las administraciones será cada vez más intensa en el futuro. Un municipio que lo ha experimentado y muestra el éxito de una estrecha relación es Viladecans, que ha presentado unos presupuestos para 2016 de 61,8 millones de euros, con un aumento de 10,5% en las partidas de servicios sociales, necesarios para una población que tiene una renta familiar disponible bruta un 10% inferior a la media del conjunto de Cataluña.

Unilever, que se instaló en el complejo Business Park de Viladecans tras dejar el edificio de l'Illa Diagonal de Barcelona en 2012, sigue apostando de forma decidida por la responsabilidad social corporativa.

Y el resultado, en el ámbito del ahorro energético, ha sido "espectacular", según explica el propio gabinete del Ayuntamiento de Viladecans. "Cuando los intereses son comunes, cuando se promociona la ciudad, y se ayuda a las personas con proyectos concretos, la colaboración es satisfactoria para las dos partes", indica el departamento de comunicación del municipio. 

200 euros menos en las facturas de la luz y agua

Uno de esos proyectos ha sido el del ahorro energético, con la participación de 65 familias del municipio. Todas ellas han conseguido un ahorro de más de 200 euros en las facturas de agua y luz durante cuatro meses, en una iniciativa en la primavera de este año. Para  el Ayuntamiento, como apuntan desde el equipo de gobierno, ha supuesto un ahorro anual de 95.000 euros, una cifra nada despreciable para el conjunto del presupuesto, al aplicar esas medidas en la iluminación pública y en los locales municipales en colaboración con Unilever.

Ana Palencia, directora de comunicación de Unilever España, asegura que se trata de "pequeñas acciones" que, de forma conjunta y constante, acaban proporcionando resultados positivos. "Estamos comprometidos con la sostenibilidad, y creemos que esas pequeñas acciones, en el campo, en este caso, del ahorro energético, pueden marcar las diferencias con medidas que cualquier ciudadano puede aplicar", sostiene Palencia.

El equipo municipal, que dirige el alcalde del PSC, Carles Ruiz, entiende que todo es necesario para mejorar las condiciones de un territorio cercano a Barcelona y al aeropuerto de El Prat que presenta importantes carencias. Es el tercer municipio por población del Baix Llobregat, con algo más de 65.000 habitantes, con una renta más baja que la media de Cataluña, pero que ha ido mejorando gracias a la incorporación de empresas en sus polígonos, como el de Business Park. 

Objetivos sociales para cada marca

Las medidas que se tomaron, por parte de esas 65 familias que se acogieron al programa de ahorro, pasaron por ajustar los termostatos de calefacción de forma correcta; también los del aire acondicionado; instalar bombillas de bajo consumo; recoger el agua de la ducha; o abrir las persianas para dejar entrar el calor. La mayoría de esas familias acabaron ahorrando entre 20 y 30 euros al mes. El proyecto, llamado El Gran Ahorro, pretende ser una comunidad digital a largo plazo para que todos los ciudadanos tomen conciencia sobre sus experiencias sobre el consumo.

Unilever está comprometida a fondo con ese tipo de acciones. Para cada uno de sus productos se ha fijado unos objetivos respecto a la responsabilidad social corporativa. Con presencia en más de 190 países, la idea que se persigue es satisfacer las necesidades diarias en cada ámbito: nutrición, e higiene y cuidado personal. Y cada una de las marcas de la multinacional tiene un objetivo social propio, desde Flora, Knorr, Frigo, Magnum, Ligeresa, Calvé o Hellmann a Dove, Axe, Skip o Mimosín.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad