Cinco razones para no contratar un depósito estructurado

stop

RECOMENDACIÓN

03 de diciembre de 2012 (13:29 CET)

Los depósitos referenciados o combinados son los que dividen su inversión en dos partes: 50/50, 60/40, 90/10... La primera es un depósito a plazo fijo con muy buena rentabilidad (entre 4% y 5% TAE), y la segunda es una inversión referenciada a alguna acción de bolsa, índice, materia prima... La rentabilidad de esta parte no está garantizada. Eso sí, en general las dos partes garantizan que el inversor recuperará el 100% del capital.

Las razones para tener cautela al plantearse contratar uno de estos productos son principalmente cinco:

1. La rentabilidad de la parte invertida en variable puede ser fácilmente del 0%. Un inversor no experto, al leer el contrato, difícilmente será capaz de anticipar si la inversión propuesta para la parte variable es una buena apuesta o no

2. La parte invertida a plazo fijo y alta rentabilidad (donde la ganancia es segura) se mantiene invertida durante un plazo mucho menor que la parte de la inversión variable (donde la ganancia es solo posible). La diferencia de plazo puede ser enorme. Por ejemplo, 6 meses a plazo fijo y 4 años la parte variable

3. La inversión a renta variable muchas veces no está garantizada por el FGD.

4. La inversión a renta variable no permite la cancelación anticipada. Y tengamos en cuenta que se trata de plazos muy largos, entre 3 y 6 años

5. Es posible que el contrato incluya cláusulas poco comprensibles para el inversor no experto, como que al vencimiento del depósito la inversión variable, en lugar de ir directa a la cuenta corriente, se puede transformar en acciones que el cliente habrá de vender para recuperar el dinero, etc.

Además, los mejores depósitos a plazo fijo de este mes garantizan hasta un 4,75% TAE, por lo que ya no es necesario correr riesgos para obtener la máxima rentabilidad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad