El alquiler de oficinas crece en Diagonal y Passeig de Gràcia

stop

La 'milla de oro' de Barcelona no registraba cifras de contratación de alquileres tan altas desde 2005. El área de mayor contratación sigue siendo Plaza Europa

11 de julio de 2011 (19:30 CET)

Las negociaciones entre inquilinos y propietarios en la Ciudad Condal son lentas. Sin embargo, estos últimos han entendido la necesidad de reformar los edificios y ser más flexibles en los alquileres. Así, en la zona alta de Barcelona el mercado de alquiler de oficinas ha aumentado hasta los 13.000 metros cuadrados, una cifra que no se registraba desde 2005, según el informe del segundo trimestre del año que ha hecho público la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle.

Las rentas de alquiler durante el pasado trimestre han seguido en descenso con una media anual del 2,74% situándose el precio máximo mensual en 18'75 euros por metro cuadrado. De este modo, se registraron en Barcelona 162 operaciones, el 87% de las cuales estaban destinadas al alquiler y tan sólo el 13% a la venta.

Aunque el número de alquileres ha crecido en la zona centro, el área de mayor contratación ha sido Plaza Europa en l'Hospitalet de Llobregat que presenta una ocupación actual del 70%. “Plaza Europa continúa consolidándose como uno de los destinos preferidos de la demanda”, según ha explicado el director de Catalunya de Jones Lang LaSalle, Jordi Toboso.

Entre las operaciones más representativas este último trimestre destacan los 2.200 metros cuadrados alquilados a la empresa Kraft en la avenida Diagonal y los 1.332 metros cuadrados de alquiler que DAS ha conseguido en Torre Realia.

En cuanto a los planes de futuro, Jones Lang LaSalle prevé la promoción en los próximos dos años de siete nuevos proyectos de oficinas que supondrán 62.500 metros cuadrados.

Nuevas vías de inversión

A pesar de la subida del mercado de alquiler de oficinas, el volumen de inversión en Barcelona ha alcanzado en los últimos dos meses 132 millones de euros, una cifra que dista mucho de los 401 millones que se invirtieron en el mismo periodo del año anterior.

No obstante, Madrid doblaba a Barcelona en volumen de inversión y en la actualidad las cifras de las dos ciudades se igualan. Las causas principales se reducen al hecho de que no hay apenas producto en venta y que, además, las operaciones que se realizan no son de gran volumen.

Por ello, desde Jones Lang LaSalle se está estudiando la salida al mercado de una serie de edificios de la Administración que en el tercer trimestre podrían resultar de gran interés para los inversores, señala Toboso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad