El grupo catalán Comsa-Emte lidera las adjudicaciones de Gisa

Sin título

10 de febrero de 2010 (10:56 CET)

Un grupo catalán, el formado por Comsa y por Emte, empresas vinculadas a las familias Miarnau y Sumarroca, consiguió el 2009 el primer lugar en el conjunto de adjudicaciones de proyectos que convoca la sociedad Gisa, empresa pública que adjudica la mayor parte de las obras públicas de la Generalitat.

El primer puesto del ránquing de empresas que han recibido encargos oficiales es fruto de unas adjudicaciones valoradas en casi 134 millones de euros, lo que implica un incremento del 21% respecto a las concedidas el año 2008, según publica el diario económico Expansión. El grupo catalán, que se fusionó también durante el 2009, consiguió llegar a cúspide de los encargos de infraestructuras y obras públicas de la Generalitat después de escalar desde el sexto puesto en que estaba en 2008, aunque el 2007 Comsa, en solitario llegó al segundo lugar.

Precisamente Comsa siguió creciendo también en el ámbito estatal al conseguir mejorar en 38,7% en 2009 respecto de 2008 por lo que se refiere a los contratos del ministerio de Fomento.

La subida de Comsa Emte en Catalunya no se explica solamente por la suma de los negocios de los dos grupos familiares. La compañía se adjudicó el centro penitenciario de El Catllar (Tarragonès), el único gran derecho de superficie licitado por el Govern en 2009. El importe del proyecto ronda los cien millones de euros.

Por su parte, el grupo ACS, que lidera Florentino Pérez, ha reducido el valor de sus adjudicaciones un 87% y Ferrovial, un 90%.

En 2009, FCC se mantuvo en la segunda posición. Sin embargo, el importe global de sus proyectos se redujo un 77,75%, hasta 61,51 millones. Especialmente dramático fue el recorte sufrido por ACS, que bajó de la primera posición a la tercera. El grupo presidido por Florentino Pérez se adjudicó obras por 55,47 millones, con un descenso del 87,95%.

Competencia

Estos grandes retrocesos muestran el interés de todos los grupos por contratar obras, a menudo a costa del importe de adjudicación .Los grandes grupos españoles del sector, que antes no acudían a concursos de menos de cinco millones, copan ahora los procesos abiertos por Gisa para construir nuevas escuelas u obras menores, inflando la lista de candidatos hasta casi el centenar de pretendientes. Las pequeñas empresas lamentan que esta competencia les perjudica y les deja fuera de juego.

El importe total de las adjudicaciones de Gisa refleja el descenso de la obra pública en Catalunya, sector que el Ejecutivo catalán quería convertir en motor de la recuperación económica. En 2009, Gisa adjudicó proyectos por 1.016 millones, un 60,05% menos que en el ejercicio anterior (2.543 millones).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad