Grecia pide oficialmente la ayuda de Europa para evitar la bancarrota

23 de abril de 2010 (13:39 CET)

El primer ministro, Yorgos Papandreu, ha anunciado que su país no puede soportar la presión y que por lo tanto "es una necesidad nacional e imperativa" pedir que se active del mecanismo para que el Eurogrupo le preste 30.000 millones de euros este año, entre ellos casi 3.700 millones de España, y el FMI, algo más de 10.000.

Los mercados financieros internacionales apostaban durante la mañana contra Grecia y se acercaban a pedir el 9% de interés por los bonos de deuda de aquel, aunque tras el anuncio volvían hacia el 8,6%. Las primas para asegurar los títulos están al nivel de Ucrania .

"Nuestros socios contribuirán de manera decisiva para dar a Grecia un puerto seguro que nos permita reconstruir el barco", dijo Papandreu.

El Eurogrupo dará sus préstamos con un interés alrededor del 5%, según un cálculo que depende del Euríbor en una fórmula aprobada por los ministros y que se cerrará el día que se aprueben los créditos.

El desembolso de los préstamos debe ser aprobado por unanimidad por el Eurogrupo. En este sentido, fuentes de la Comisión Europea firman que "la idea ahora es ir lo más rápido posible" y, por supuesto, no esperar a la próxima reunión ministerial, prevista para mediados de mayo.

De acuerdo al mecanismo pactado hace dos semanas, la Comisión y el BCE preparan un informe sobre la necesidad de la ayuda, que podría ser aprobado este fin de semana, incluso por videoconferencia, por los ministros de Economía de los 15 vecinos del euro. Amadeu Altafaj, portavoz comunitario de Economía, aseguró que todo se hará "de manera rápida" y ya no hay "obstáculos" para aprobar la provisión de fondos.

En cualquier caso, antes de aportar los créditos, el FMI exige que se cierren los detalles de qué hará el Gobierno griego para ajustar sus números rojos este año y los dos próximos. "No es una cuestión de 24 horas", aseguró Altafaj. El dinero podría llegar a las arcas del Estado griego a mediados de mayo.

Éste es el calendario que quería evitar a toda costa la primera ministra alemana Angela Merkel, que afrontará sus elecciones regionales del 9 de mayo con la decisión, polémica en Alemania, de prestar más de 8.000 millones de euros a Grecia.

La solicitud de la ayuda se ha producido después de que la crisis de deuda del país se recrudeciera ayer cuando la Unión Europea empeoró su dato de déficit público y lo elevó por encima del 13%, lo que disparó el coste de asegurar su deuda a un máximo histórico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad