La caída del consumo agrava la recesión económica

stop

ESPAÑA, EN RECESIÓN

15 de noviembre de 2012 (10:56 CET)

La caída del consumo y el descenso de la inversión aceleraron la caída interanual del PIB español hasta el 1,6% durante el tercer trimestre del año. La economía española se contrajo el 0,3% en tasa intertrimestral durante el tercer trimestre del año, mejorando en una décima el dato del trimestre anterior. De esta forma, el PIB acumula ya cinco trimestres de crecimiento intertrimestral negativo y tres de caídas interanuales.

El INE indica que en el tercer trimestre se observó una contribución más negativa de la demanda nacional, que restó cuatro puntos al crecimiento del PIB, frente a los 3,8 puntos del trimestre precedente, mientras se estabilizó la aportación positiva de la demanda externa, que se mantuvo en 2,4 puntos.

En este apartado cabe destacar la aceleración de las exportaciones de bienes y servicios, hasta el 4,3%, frente al 2,9% del trimestre anterior, mientras que las importaciones redujeron en 1,6 puntos su ritmo de caída, hasta registrar un descenso el 3,5%.

Casi todo a la baja

El valor añadido bruto de las ramas industriales atenuó su descenso en el tercer trimestre, con una caída del 3%. La industria manufacturera también moderó su decrecimiento, hasta caer el 3,7%, en línea con la evolución menos contractiva de la demanda nacional de bienes de consumo manufacturados.

En cambio, el sector de la construcción aceleró su caída, con un descenso de su actividad del 9,6%, frente al 7,2% del trimestre anterior, por el comportamiento menos favorable tanto de la obra en edificación como de las otras construcciones.

Los servicios, de capa caída


Por el lado de los servicios, esta actividad también incrementó su descenso en dos décimas, hasta el -0,5%, en línea con la caída de la actividad de la administración pública, sanidad y educación (que pasa del 0,0% al -1,5%) y de las actividades financieras y de seguros (que descienden del 2,1% al -0,2%).

El comercio, el transporte y la hostelería y las actividades artísticas, recreativas y otros servicios suavizaron su caída, en sintonía con la evolución menos desfavorable del gasto de los hogares en bienes de consumo.

La tecnología se salva


Por su parte, las actividades relacionadas con las tecnologías de la información y las comunicaciones mantuvieron su tasa de crecimiento en el 0,8%, mientras que las actividades profesionales experimentaron una apreciable mejoría, pasando de una caída del 1,6% a un crecimiento del 0,5%.

Casi 800.000 empleos menos

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, disminuyó un 4,6% en el tercer trimestre, una décima menos que en el trimestre precedente, lo que supone la reducción de 789.000 empleos netos a tiempo completo en un año.

La remuneración de los asalariados cayó un 5,5%, cuatro décimas más, como consecuencia del descenso de tres décimas en el número de asalariados (del -5,2% al -5,5%) y de la desaceleración en una décima de la remuneración media por asalariados (del 0,1% al 0,0%). De esta manera, el coste laboral por unidad de producto se sitúa en el -3%, tres puntos y medio por debajo del deflactor implícito de la economía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad