La histórica Reader's Digest suspende pagos

Sin título

18 de agosto de 2009 (11:35 CET)

Ni las cabeceras más históricas resisten la sangría de ingresos publicitarios que padece la prensa. El clásico estadounidense Reader’s Digest ha anunciado suspensión de pagos ante la busca caída de sus ingresos publicitarios.

Reader’s Digest, que comenzó en 1921 como una modesta revista en la que el matrimonio Wallace recopilaba y resumía artículos de temática general de otras publicaciones, acabó por convertirse en una de las mayores editoriales de revistas y libros de todo el mundo. Baste decir que sólo en Estados Unidos nueve de las 94 revistas de Reader’s Digest tienen una tirada superior al millón de ejemplares y el total de sus cabeceras llegan a un total de 130 millones de lectores de 78 países. 

Reader's Digest se ha caracterizado desde sus inicios por dedicar una especial atención a temáticas familiares y religiosas, así como de salud, siempre desde una óptica eminentemente conservadora. Entre las principales revistas del grupo, además de la original Reader's Digest, destacan Selecciones, la principal revista en español de la editorial, A Taste of Home, la revista de cocina número 1 en Estados Unidos, o Country Woman, una revista femenina dirigida al medio rural.

La crisis, no obstante, ha acabado con esta historia del ‘sueño americano’ que iniciaron los Wallace. El año pasado, los ingresos publicitarios de Reader’s Digest cayeron un 18,4%, y en el primer semestre de 2009 cayeron otro 7,2%.

Al descenso de los ingresos hay que sumar la deuda de 2.200 millones de dólares que arrastra el grupo, una situación que ha obligado a Reader’s Digest a acogerse al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

El grupo de inversores Ripplewood Holdings, que adquirió la editorial en 2006 por 2.400 millones de dólares, perderá así la totalidad de su inversión, que asciende a 600 millones de dólares, según Financial Times.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad