La Unió de Caixes Catalanes, antes de final de julio

stop

Intensas negociaciones al máximo nivel

Sin título

14 de julio de 2009 (13:40 CET)

Una comisión restringida de presidentes y directores generales de las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu negocia estos días a todo ritmo las líneas estratégicas de la posible fusión entre las tres entidades. El objetivo es que el diseño del proyecto esté listo a final de este mes. Si todo va conforme está previsto, antes de esa fecha se convocarían los respectivos consejos de administración para que dieran su aval a las negociaciones y poder de esta manera presentárselo antes de agosto al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Con la hoja de ruta trazada y bendecida, empezaría una negociación que, según todos los observadores, podría durar hasta un año. Por el momento, nada hay decidido. Mientras en Caixa Terrassa se considera factible que una vez realizada la operación se mantengan las tres marcas, en Sabadell se cree que a día de hoy resulta prematuro hablar de estos extremos.

Mantener las raíces

En lo que sí que hay coincidencia entre las tres es en que la fusión no debe romper las históricas raíces que cada una de ellas ha hecho crecer en sus respectivos territorios.

La caja resultante de la fusión seria de tamaño medio, porqué supondría la suma de las actuales 750 oficinas que tienen entre las tres entidades y contaría con unos activos de 286.806 millones de euros. Se convertiría pues, en la tercera entidad de Cataluña por tamaño y en la novena de España, según fuentes de la negociación.

Otra cosa sería el proceso de racionalización que surgiera de la unión de las tres entidades, algunos análisis previos hablan de la necesidad de cerrar un máximo de 150 oficinas y de una reducción de hasta 400 puestos de trabajo, que los sindicatos quieren que se realice a partir de prejubilaciones a partir de los 55 años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad