Las territoriales de Foment exigen cambios en los acuerdos con Pimec

14 de octubre de 2009 (19:34 CET)

Hay movida en Foment a propósito de la anunciada fusión con la otra patronal catalana, la que se atribuye la más genuina representación de las pequeñas y medianas empresas. Si, como informamos el pasado día, 22 de septiembre una buena parte de las organizaciones sectoriales y territoriales de Foment había mostrado su oposición a los acuerdos de integración tal y como habían sido publicitados, ED ha podido saber que existen actualmente una serie de reuniones al margen de la estructura organizativa de la patronal para discutir como preparar una fusión que se considera tal vez inevitable pero que se quiere ejecutar en unas condiciones “algo” diferentes a como pudieron entender que se produciría sus promotores: Joan Rosell, presidente de Foment, y Josep González, presidente de Pimec.

La semana pasada, en concreto, en la reunión de la Junta Directiva del 5 de octubre, una serie de organizaciones territoriales y sectoriales obligaron a poner de nuevo sobre la mesa la fusión con Pimec. Diversas fuentes consultadas han explicado a ED que Rosell argumentó, ante las reticencias de los asistentes, que “no hay nada firmado, el proceso está abierto”, como asegura el presidente de la patronal CIESC, de Sabadell, Gabriel Torres. Esta explicación no convenció a algunos presidentes presentes en la reunión que afirmaron que “por lo menos habrá un documento de intenciones” , e incluso pidieron que dicho papel se mostrase, sin lograr ningún resultado.

Ante el cariz que está tomando el proceso de fusión, hay al menos en este momento dos posiciones: Pimec quiere que la fusión se concrete ya, con el nombramiento de las direcciones respectivas y que, después, de arriba abajo vaya tomando cuerpo la integración patronal.

Por su parte, las territoriales y sectoriales más exigentes quieren imponer un proceso en sentido contrario, de abajo a arriba, que se negocie organización a organización todos los temas: desde la representatividad hasta la gestión del patrimonio en su caso.

Las reuniones que por iniciativa de algunos dirigentes de Foment se están produciendo al margen, como decíamos, de las estructuras regulares, buscan unificar posiciones que después trasladarían como un lobby a las reuniones ordinarias de la patronal.

El secretario general de la patronal de Granollers, Unió Empresarial Intersectorial,Vicenç Rochina, ha manifestado a ED que “hubo algún presidente que salió de la reunión con el convencimiento que el proceso no iría adelante, aunque yo creo que sí, que tiene que avanzar pero sobre otras bases”.

La idea de Rochina es aceptada por otros dirigentes empresariales consultados, que se quejan de “la forma en que se ha pretendido llevar el proceso”. Gabriel Torres, de CIESC, especifica que “quizás, lo que se alcanzó fue un pacto de cúpulas, aunque lo más importante sea ahora un acuerdo por la base”. Precisamente para enderezar el rumbo, la dirección de Fepime, la patronal de la pequeña y mediana empresa de Foment, someterá a debate el próximo 19 de octubre el proceso de fusión.

“Reuniones técnicas”

Las organizaciones territoriales están planteado alternativas que quisieran ver reflejadas en el pacto definitivo. Algunas de las propuestas son de calado. Por ejemplo, se exige que Pimec, que debería ser el organismo que agrupase todas las organizaciones locales, se transforme en una confederación de organizaciones, cambiando pues su actual estructura basada en una sola entidad con delegaciones locales o comarcales. El segundo punto sería exigir que Pimec integre en las entidades sectoriales ya existentes en Foment las sectoriales que tenga actualmente la patronal de González en cada territorio, “se trataría de evitar duplicidades”, afirma Torres.

En la misma línea se rechaza que la adscripción de las empresas a las patronales que resulten de la fusión tenga como criterio la medida de dichas empresas, lo cual implica que Foment tendría la representación global en Catalunya y las territoriales se vincularían a la nueva Pimec.

Una vez producida la fusión de las dos patronales catalanas, las organizaciones territoriales apuestan porque la representatividad en ámbitos como la interlocución con las administraciones o las ayudas a la formación, sea del 50%. También, rechazan la idea expresada por Cima de realizar una fusión a velocidad variable. Ya en el ámbito económico las territoriales apuestan por que la integración no suponga ningún coste adicional a las organizaciones comarcales. Además, exigen que se realice un estudio de la viabilidad económica de las delegaciones locales procedentes de Pimec. En este sentido explican que hay aspectos como los derechos de usufructo de locales procedentes del antiguo sindicato vertical, que tienen concedidas organizaciones territoriales a los que no quieren renunciar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad