Los hijos de los Ferrer Sala toman el mando de Freixenet

Sin título

02 de febrero de 2010 (13:40 CET)

Relevo generacional. Los propietarios del grupo Freixenet, Dolors, Pilar, Carme y Josep Ferrer Sala, el mayor productor de cava de Catalunya, han decidido pasar el testigo. Según el diario Expansión,, los hermanos, todos ellos mayores de 85 años y representantes de la segunda generación familiar de la casa Freixenet, ceden de esta manera a sus hijos, seis hombres y seis mujeres, las responsabilidades sobre las decisiones de la empresa.

Los nuevos consejeros, la mitad de los cuales ya realizan funciones directivas en el grupo vinícola, son los cuatro hijos de Josep Ferrer (María Dolors, Mercè, Josep María y Pere Ferrer), los cuatro de Pilar Ferrer (Josep Lluís -presidente de la compañía desde 1999-, Eudald, Pere y Pilar Bonet) y los otros cuatro de Carmen Ferrer (Agustina, Carmen, Montserrat y Enrique Hevia).

La otra hermana, Dolors, no tiene hijos y es la histórica secretaria del consejo de administración de Freixenet.
Los cuatro hermanos Ferrer Sala, no obstante, seguirán controlando indirectamente la compañía que fundaron sus padres hace más de un siglo.

Los propietarios de Freixenet integrarán un órgano de nueva creación, la Comisión de Experiencia, órgano asesor y consultivo desde el que podrán seguir participando en las reuniones del consejo de administración.
Esta es la primera reorganización que lleva a cabo Freixenet en su consejo de administración en los últimos veinte años.

La compañía, el noveno mayor grupo vinícola del mundo, alcanzó el pasado año una facturación de unos 600 millones de euros, un 3% menos que en el ejercicio anterior, debido básicamente a la caída del consumo del mercado español.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad