Los hombres de negro sobre España: hay riesgos, pero el rescate funciona

stop

La troika difunde el tercer informe sobre la evaluación de las ayudas a los bancos y señala que se ha saneado el sistema

De Guindos, con Jörg Asmussen, miembro alemán del BCE, en Bruselas, este pasado lunes./EFE/Olivier Hoslet

10 de julio de 2013 (14:03 CET)

Con detalle, alertando de los riesgos, con una visión nada triunfalista, pero con la convicción de que España está cumpliendo con sus compromisos, y que las ayudas al sistema bancario están dando sus primeros frutos. Esas son las características del tercer informe de evaluación del rescate español que han elaborado los llamados hombres de negro, que estuvieron en Madrid en la última semana de mayo.

Este miércoles la Comisión Europea ha difundido el trabajo completo de la troika, formada por el Banco Central Europeo, el propio gobierno comunitario y el FMI.

Los ministros de Economía de la eurozona ya aseguraron este lunes que el rescate bancario, que se dotó de 100.000 millones de euros, aunque el Gobierno español se acogió a una cantidad inicial de 40.0000 millones, va por buen camino y se han puesto las bases para sanear el sistema. Será en otoño, en septiembre, cuando se debata sobre el final del programa de rescate, aunque el Gobierno, se indica, deberá mantener el ritmo de las reformas.

Sector energético

El informe es exhaustivo y entra en aspectos que se consideran determinantes, como el sector energético. Se pide que se reduzca el déficit tarifario, pero sin medidas que supongan un parche a corto plazo, sino a través de una profunda reforma del sector eléctrico. Es lo que está dispuesto a acometer el Gobierno este mismo viernes en el consejo de ministros.
Pero el informe traza un diagnóstico central.

La vigilancia debe ser la norma, se asegura, sobre todo el sistema financiero, después de un proceso tan convulso. Sobre el papel hay avances significativos, pero todo dependerá de la evolución económica y a la caída, si no se estabiliza, del sector inmobiliario. En ese caso, todo se deberá replantear.

Receta ortodoxa

El riesgo, por tanto, no se ha evaporado. Al revés. Las altas tasas de paro “contraen la actividad", en un proceso en el que, tanto la deuda privada como la pública están descendiendo. En ese sentido, el informe es ortodoxo, porque incide en la necesidad de mantener las reformas, para sanear toda la economía, con un acento especial en el mercado laboral, en la administración pública y en el mencionado sector energético.

Las autoridades europeas, en todo caso, han celebrado el informe. En la reunión del Eurogrupo, su presidente, Jeroen Dijsselbloem, destacó que España ha cumplido todas las condiciones del programa de rescate y ha respetado los plazos.

Reforma administrativa

El problema ahora llegará en septiembre. Las reformas siguen en marcha. El Gobierno, incluso, desea entrar de lleno en la reforma energética y en la reforma de la administración pública, aunque, para ello, se enfrentará a las comunidades autónomas, que desean, primero, que sea la administración central la que dé ejemplo con la reducción de determinados ministerios u organismos públicos.

Pero en ese momento se deberá decidir qué se hace con el programa de rescate, y si se debe concluir.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, concluyó, tras conocer el informe, que el sector bancario español no necesita medidas adicionales ni más capital, aunque todo ello dependerá de la propia evolución de la economía. De Guindos insistió en que el programa de rescate vence a principios del mes de enero de 2014, “y ahí expira, ahí acaba”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad