Muir: “Los trabajadores de Seat que rinden merecen que los demás hagan lo mismo”

stop

Sin título

31 de enero de 2010 (10:26 CET)

El nuevo presidente ejecutivo de Seat, James Muir, sólo ha necesitado cinco meses en el cargo para ponerse a los sindicatos de la compañía en contra tras anunciar el despido de 300 personas por bajo rendimiento. Poco conocedor de la fuerza sindical en una de las mayores fábricas españolas, al final tuvo que rectificar y comprometerse a mantener la plantilla a partir de 2011.

Aunque, eso sí, Muir mantiene las razones que le llevaron a tomar la drástica decisión En una entrevista en La Vanguardia, el alemán afirma que “la mayoría abrumadora de los trabajadores de Seat rinden bien, reman en el mismo barco, y se merecen que los que están a su alrededor hagan lo mismo”. Igualmente, evita calificar de gandules a los despedidos pero asegura que “no rendían lo suficiente”.

El presidente de Seat detalla igualmente el acuerdo al que se llegó con los sindicatos después de las movilizaciones. Por una parte, “no habrá más procesos de despidos de esta magnitud ni de esta forma tan rápida”, y, además, “salvo los jubilados, los que ahora se marchan van a ser sustituidos con nuevas contrataciones”.

Por lo demás, Muir quiere que la planta de Martorell pueda fabricar 500.000 coches al año, pero como sus posibilidades de vender en todo el mundo son “limitadas”, “el reto es hacerlo mejor en los mercados en en los que somos fuertes: la península Ibérica y la Europa occidental”, afirma.

Además, confirma que el grupo Volkswagen está estudiando la posibilidad de instalar en Martorell un centro de I D.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad