Todo el poder para Todó en la nueva caixa que liderará Catalunya

19 de mayo de 2010 (18:42 CET)

La nueva caja fruto de la unión de Catalunya, Tarragona y Manresa ya tiene equipo de dirección. Del análisis de los nombramientos se deduce que Adolf Todó, número 1 ejecutivo de Caixa Catalunya acapara, en la nueva estructura, el poder decisivo. Además de Adolf Todó, como director general y presidente in pectore, el cargo de director general adjunto queda en manos de Jaume Masana, que hasta ahora era el número dos de Caixa Catalunya.

El comité de dirección de la nueva caja, que no estará plenamente vigente hasta el 1 de julio de este año, lo forman personas mayoritariamente procedentes de Caixa Catalunya, aunque en su discurso de creación de la entidad Todó afirmó taxativamente que en cada puesto estarían los mejores.

En el nuevo organigrama tampoco estará presente el director general de Caixa Tarragona, Rafael Jené, según se comunicó  ayer a última hora en un escueto correo electrónico a la plantilla. En la nota se alude a una próxima jubilación del que fuera primer directivo de la entidad de Tarragona. Este cese se suma al que por voluntad propia se produjo en la persona de Feliu Formosa, que ocupaba la dirección general de Caixa Manresa y que podría fichar por alguna otra entidad, entre las que se baraja La Caixa.

El comité de dirección estará constituido por once personas, entre ellas Eduard Mendiluce, al frente de la dirección Inmobiliaria; Miquel Perdiguer, en la dirección de Personas; Francisco Tárrega, en la dirección Comercial, y Merche Grau, responsable la Dirección de Banca Privada y Gestión de Activos.

de la dirección general “colgarán” seis áreas: la dirección de Obra Social, asumida por Marta Lacambra; la dirección de Comunicación e Imagen Corporativa, de la que se hará cargo Cristina Langarika; Auditoría Interna, que queda en manos de Alexandre Subirats; Control y Gestión Global de Riesgo, de la que se encargará Josep Reyner; Asesoría Jurídica, que dirigirá Joan Ràfols, y la delegación general de Tarragona, de la que se responsabilizará Antoni Peña.

La nueva caja será la segunda de Catalunya y cuarta de España por volumen de activos, con un balance de unos 81.000 millones.

Hasta el 1 de julio no se unificarán de cara al exterior aspectos como la imagen o el nombre de la nueva entidad, de la que los sindicatos han indicado que verían bien que mantuviese a nivel general el nombre de Caixa Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad