UBS pronostica un buen rendimiento de los activos de riesgo

stop

EN LOS MESES PRÓXIMOS

Vista del cuartel general del banco UBS, entidad que será juzgada en Francia por evasión fiscal

en Barcelona, 30 de mayo de 2015 (21:19 CET)

El banco suizo UBS destaca en un informe la impresionante magnitud de las emisiones realizadas por los bancos centrales de Europa, EEUU, Inglaterra y Japón, desde que comenzó la crisis financiera. Tales emisiones alcanzan los 5,7 billones de dólares.

Mark Haefele, jefe mundial de inversiones de banca privada de UBS, echa cuentas de lo que significa esa montaña de billetes puestos uno delante de otro: "Es suficiente para colmar una autopista de seis carriles con billetes de 100 dólares que den la vuelta al mundo dos veces".

Según el estudio, remitido a sus clientes de banca privada, la política monetaria continuará favoreciendo los activos de riesgo los próximos seis meses. La zona euro y Japón, que promueven los programas más ambiciosos de circulación monetaria, son los mercados desarrollados más rentables en 2015.

Posibles riesgos

Sin embargo, nada es eterno. Tras más de 6 años de políticas de expansión cuantitativa, los responsables de los bancos centrales ya han advertido de que el margen de maniobra se comprime y no está exento de riesgos.

"Tres hipótesis pueden darse de inmediato. La primera, que se mantengan las recuperaciones económicas 'ideales', es decir, con baja inflación, mejora gradual del crecimiento e incrementos salariales moderados. Ello permitirá a los bancos centrales mantener la política de propagación cuantitativa, antes de desarticularla gradualmente. Un contexto así, favorecería los activos de riesgo como acciones y renta fija privada de alta rentabilidad".

La segunda hipótesis es que ocurra un endurecimiento monetario, esto es, rápidas subidas de tipos de interés. "De hecho, la Reserva Federal comenzará a aumentarlos en septiembre. El ritmo de las alzas, en función del crecimiento de la economía americana y de la inflación, determinará en última instancia la volatilidad de la bolsa. En todo caso, si la Reserva Federal sube los tipos, lo hará lentamente".

La tercera hipótesis del banco helvético es la expansión cuantitativa infinita, debido a que el estímulo financiero no baste para generar suficiente crecimiento. Por tercera vez consecutiva, EEUU se ha vuelto a estancar poco después de poner fin al programa de crecimiento monetario, por lo que hay una probabilidad nada desdeñable de que los responsables de las políticas monetarias se vean obligados a reanudar las medidas de relajación.

Efectos secundarios adversos

El rendimiento de los bonos con tipos ultra bajos, un euro débil y los menguados precios del petróleo se han conjugado para dar impulso temporal a la zona euro. Pero aún no hay pruebas convincentes de una recuperación auto-suficiente, y la evolución reciente del mercado ha demostrado la rapidez con que estos efectos temporales pueden revertirse.

Aumentar el crecimiento de manera sostenida requerirá de medidas tales como la liberalización de los mercados laborales y la apertura de las empresas a la competencia.

En todo caso, UBS concluye que cuanto más se alargue la expansión cuantitativa, mayor será la probabilidad de que se materialicen algunos efectos secundarios adversos como la especulación, el exceso de apalancamiento y el aumento de la desigualdad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad