Valls reclama medidas fiscales para ayudar a las empresas a autofinanciarse

06 de julio de 2009 (17:09 CET)

El presidente del Consejo General de Cámaras de Catalunya, Miquel Valls, pidió este lunes, 6 de julio, al Gobierno que los beneficios reinvertidos de las empresas no paguen Impuesto de Sociedades, lo que contribuiría a mejorar la autofinanciación de las empresas, uno de los principales retos de las compañías frente a la crisis.

   Valls propuso la medida durante la presentación de la Memoria Económica de Catalunya 2008 --que anualmente realizan las cámaras catalanas--, donde insistió en que la iniciativaq contribuiría a una solvencia financiera mayor de las empresas, un factor "clave" para su supervivencia.

   Asimismo,Valls situó otras prioridades para superar la crisis actual, como la puesta en marcha de un plan específico que garantice la recuperación de la inversión industrial en Catalunya --esté año caerá un 14%, según el Govern-- y otras iniciativas para que las empresas puedan ganar dimensión.

   Valls subrayó la importancia de la internacionalización, y aseguró que la base "industrial y exportadora" de Catalunya contribuirá a que la comunidad crezca por encima de las demás "cuando el comercio internacional se recupere".

   No obstante, reconoció que la crisis aún persistirá en el año2010, por lo que instó a los gobiernos --estatal y autonómico-- a tomar medidas para salir ella y hacerlo en mejores condiciones.

   Además de propuestas de carácter fiscal para beneficiar a las empresas, Valls pidió una colaboración más estrecha entre los organismos públicos financieros --el Instituto de Crédito Oficial (ICO), de carácter estatal, y el Institut Català de Finances (ICF), de la Generalitat,--. Aseguró que el ICO cuenta con más recursos, pero que, a cambio, el ICF goza de una mayor proximidad con las empresas, lo que puede contribuir a una mayor eficacia.

Montilla responde
   El presidente de la Generalitat, José Montilla, aseguró en su intervención que el Govern seguirá liderando la salida de la crisis con nuevas medidas "si es necesario". Aún así, advirtió de que éstas se orientarán hacia los sectores productivos que más las necesiten "sin caer en el proteccionismo" y, en todos los casos, "con fecha de caducidad".

   Montilla aseguró que toda iniciativa debe ir encaminada a luchar contra la crisis, pero "no a hipotecar el futuro".

   Sobre las previsiones de la crisis, reconoció que "quizá no hemos tocado fondo, pero comprendemos que está cerca", y apeló al optimismo recordando que que el paro ha roto su tendencia alcista en Catalunya en los últimos dos meses.

   El presidente recordó algunas de las últimas iniciativas del Govern. Mencionó el plan de reducción del gasto aprobado hace unas semanas y que supondrá un ahorro de unos 900 millones de euros, y lo contrapuso a las medidas "de maquillaje y en ocasiones populistas" de otras comunidades. "Ningún gobierno autonómico ha hecho un plan como el nuestro", aseguró.

   Por su parte, el presidente del consejo asesor de la Memoria, Martí Parellada, lamentó el papel de la Unión Europea (UE) ante la crisis, afirmó que carece de liderazgo y aseguró que necesita "una mayor y mejor gobernanza" para que los países puedan coordinar mejor sus iniciativas.

   El director de la memoria, Antoni Garrido, apuntó a que la crisis --"la peor de los últimos 50 años"-- seguirá en 2010 con crecimientos nulos o incluso decrecimiento de un 1% en Catalunya, y subrayó que la reactivación de la actividad productiva sólo llegará cuando se normalicen los mercados crediticios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad