...y otros que su salud no es ficticia

14 de octubre de 2009 (19:30 CET)

La tesis dominante sigue afirmando que el sistema financiero español refleja claros signos de fortaleza en un contexto ciertamente adverso. Pese a las crecientes críticas a los cambios de criterio contable que las entidades aplican a sus resultados con el visto bueno –o, según se mire, mientras hace la vista gorda- del Banco de España, bancos y cajas siguen resistiendo la travesía de la crisis con una envidiable capacidad de resistencia a tenor de sus resultados.

La Asociación Española de la Banca (AEB) se ha erigido como abanderada de esta cruzada y mantiene el tipo frente al aluvión de críticas procedentes de agencias de calificación y expertos financieros. La patronal bancaria, frente a quien duda de cómo las entidades siguen obteniendo beneficios sin notar el repunte de la morosidad o el peso del ladrillo, alega que el sector mantiene los beneficios gracias al negocio recurrente.

Desde el mismo sector bancario, la consigna es clara: el sistema bancario español resistirá bien. En este sentido, se manifestaba este miércoles Matías Rodríguez Inciarte, consejero y vicepresidente del Santander, en el Nueva Economía Fórum, quien quitó hierro a las conclusiones extraídas por Moody’s e incidió en la “solidez” del sistema para rematar afirmando que “el corazón del sistema financiero español, las grandes cajas, está perfectamente sano y ha resistido extraordinariamente bien”.

Dudas sobre la credibilidad de Moody’s
Por otra parte, la internacionalización de los dos grandes bancos españoles –BBVA y Santander- y la consecuente diversificación del riesgo relativizan el impacto que el ladrillo pueda tener sobre sus cuentas. John Müller, director adjunto de El Mundo, así lo entendía este miércoles en una columna a raíz del alarmante informe de Moody’s, donde además de recurrir a la solidez de los dos grandes bancos españoles, pone en duda la credibilidad de la agencia –mantenían alta la calificación de Lehman Brothers sólo cinco días antes de su derrumbe en bolsa-.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, reiteraba su confianza en el sistema financiero español y destacaba en su último informe a principios de este mes de octubre el papel jugado por el Banco de España para evitar que entidades españolas sufrieran descalabros similares a los experimentados por sus homólogas europeas o estadounidenses.

Y en esta misma línea, el Estado lanza balones fuera respecto al revuelo ocasionado por el informe de Moody’s con un José Manuel Campa que ha sentenciado con un “no hay ninguna evidencia de crisis sistémica en el sistema financiero español”. 

Ante tan amplia diversidad de opiniones, sólo el tiempo dará o quitará la razón a los que apostaron por la versión más optimista o a los que se dejaron vencer por la lectura más pesimista.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad