Aguas divididas en torno a las palabras de Felipe VI

stop

El PP, PSOE y Ciudadanos arropan las palabras del Rey, y destacan su llamada al diálogo. Podemos critica la ausencia de menciones a la corrupción

Felipe VI en su discurso navideño / EFE - Ángel Díaz

Barcelona, 26 de diciembre de 2015 (10:38 CET)

Tan tradicional como es el mensaje del Rey por las Navidades, son también las reacciones divididas de los líderes políticos. El discurso de Felipe VI, que criticó -sin nombrarlo explícitamente- las intenciones soberanistas de Artur Mas, fue arropado por el PP, el PSOE y Ciudadanos, mientras que Podemos optó por mantener una actitud crítica.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha calificado al discurso de "histórico y esencial", y llevó sus elogios a comparar las palabras del monarca con los pasos dados en la Transición: "la unidad, el consenso y la estabilidad son pilares básicos de nuestra democracia, y el Rey lo destacó muy bien al afirmar que nuestro camino es el del entendimiento y la concordia". "Es el momento de seguir el ejemplo de los padres constituyentes y salvar, como hicieron ellos, los obstáculos que tenemos por delante, ha dicho Cospedal.

La crítica del Rey hacia el proceso soberanista, que dijo que "conduce a la decadencia y al empobrecimiento", fue uno de los puntos destacados del discurso navideño, según Cospedal: "respetar el orden constitucional es defender nuestra convivencia democrática, aprobada por todos los españoles, nuestros derechos y libertades y nuestra identidad territorial".

El PSOE coincide en la necesidad del diálogo

El PSOE también ha arropado las palabras de Felipe IV. El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, lo ha calificado como "adecuado y oportuno" y dijo que comparten "la importancia del respeto a la ley, al orden constitucional y a las normas de convivencia y de que nadie puede saltárselas".

El Rey convocó al diálogo tras los resultados de las últimas elecciones generales, donde ningún partido ha logrado la mayoría absoluta para formar gobierno. Los engranajes de los posibles acuerdos comienzan a girar. Por ello, el representantes socialista ha coincidido que "el compromiso con el interés general es la prioridad absoluta en estos momentos, después de las elecciones del 20 de diciembre, y que la mejor forma de hacer patente ese compromiso es a través del diálogo".

Ciudadanos destaca la búsqueda de consenso

Este mismo punto es el que ha destacado Ciudadanos, que a través de su vicesecretario general, José Manuel Villegas, dijo que su partido "comparte con el rey Felipe VI la necesidad de diálogo y de consenso entre los partidos".

En una rueda de prensa, Villegas aprovechó las palabras del Rey para reclamar a las formaciones políticas "llegar a acuerdos de Estado que primen los intereses de los ciudadanos por encima de las siglas". Es una forma de tratar de ganar posiciones para Ciudadanos, que con los 40 escaños conseguidos, no llegan a tener la llave de la gobernabilidad que aspiraban.

Sin embargo, no todos han sido elogios para Felipe VI. El vicesecretario de Ciudadanos ha lamentado que "el Rey no hiciera referencia a la lucha contra la corrupción y a la regeneración de las instituciones".

Para Podemos, fue un retroceso

El dirigente de Podemos, Pablo Iglesias –que tuvo su minuto de humor al destacar la corbata morada del monarca- también había criticado que el Rey no mencionara la corrupción, el paro y la desigualdad en España. Y para el secretario político de la agrupación, Íñigo Errejón, el discurso de Navidad implicó un retroceso respecto al que pronunció el año pasado, cuando fue "más reformista y con más sensibilidad social".

"El discurso representó un cierto paso atrás respecto al del año pasado. Hubo mucho más atrezzo que sensibilidad social, hubo dieciséis menciones a la unidad de España y solo una a lo que de verdad está desuniendo a nuestra sociedad, que es la desigualdad, y ninguna mención a la corrupción", ha señalado.

Contrastes de nacionalistas

Los partidos independentistas catalanes han recogido el guante de las críticas al proceso soberanista, y rechazaron las palabras del Rey. El dirigente de ERC Gabriel Rufián dijo que sus palabras eran "indecentes", y Artur Mas sostuvo que el discurso navideño coincide con los que buscan "ahogar los anhelos de la minoría que representa Cataluña".

Por su parte, el diputado electo del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha reprochado al Rey que interviniera ayer "lanzando al catenaccio nacional, como si el Estado se fuera a terminar". Y la diputada electa de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, ha considerado que el discurso fue más de Estado que de Navidad, pues en él "abordó los grandes asuntos que preocupan tanto en España como en Europa".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad