Carles Puigdemont y Raül Romeva han impulsado el Diplocat, para denunciar y demonizar la democracia en España.EFE

Amenazas, tópicos y exageraciones de Puigdemont en Bruselas

stop

"Europa tiene que ser parte de la solución. Para ser coherente con los valores democráticos y principios en los que se inspira", afirmó Carles Puigdemont en Bruselas

Ismael García Villarejo

Carles Puigdemont y Raül Romeva han impulsado el Diplocat, para denunciar y demonizar la democracia en España.EFE

Barcelona, 24 de enero de 2017 (21:00 CET)

SIN PESOS PESADOS DE LA UE. El acto comenzó cuando pasaban pocos minutos de las siete de la tarde de este martes. Fuentes del gobierno autonómico de la Generalitat estiman en 300 los asistentes, otras elevan la cifra a 500. Ningún embajador o alto cargo de la Unión Europea (UE) secundó la convocatoria. Sí se contabilizó un alto número de periodistas catalanes, desplazados para la ocasión.  

"EL TRATO QUE SE MERECÍA". El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy (PP), aseguró que la falta de apoyo de las instituciones europeas al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (PDECat), en su acto en Bruselas es "el trato que merecía" ante su pretensión de defender el referéndum de autodeterminación en Cataluña.  



LA AMENAZA VACÍA. "Cataluña celebrará un referéndum vinculante sobre la independencia. Si es pactado, mucho mejor, así lo preferimos. Si no puede ser, manifestamos que los organizaremos igualmente. No puede ser que la intransigencia sea la que se imponga". —Puigdemont.



EL TÓPICO. "Lo que está en juego no es la independencia, sino la democracia. Ya no afecta a los que somos partidarios de un Estado propio, sino a todos los que creemos en la libertad. Es un problema europeo. Y Europa no puede permitirse mirar hacia otro lado. Europa debe ser parte de la solución". —Puigdemont.  

MÁS LUGARES COMUNES. El presidente de la Generalitat recurrió a la sentencia del Estatuto de autonomía y acusa al PP de "instrumentalizar" el Tribunal Constitucional, al que ha calificado como "un actor que juega descaradamente a favor de una de las partes".  

VICTIMISMO. "Las ineficiencias económicas [las de España] conllevan altos niveles de injusticia social, de protección de los intereses de unos pocos en contra de las necesidades de la mayoría. Vemos cada día que el gobierno español se reserva para él la mayor parte de la recaudación fiscal y la mayor parte del techo de déficit que Europa le concede". —Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat.  

LA HIPÉRBOLE. "Cataluña ha sido siempre europea y europeísta, y siempre lo será. Hoy Europa no puede cerrar los ojos a esta realidad, se juega su credibilidad. Por eso Europa se la juega también en Cataluña. Europa deberá decidir y no puede fallar a la democracia".—Raül Romeva, consejero catalán de relaciones institucionales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad