Colau acaba con la homofobia en el Ayuntamiento de Barcelona

stop

La alcaldesa avisa que los concejales que se nieguen a casar parejas gays, no podrán celebrar tampoco matrimonios heterosexuales

Ada Colau no tiene en cuenta las mociones aprobadas en las comisiones municipales para frenar la ocupación de viviendas. / EFE

Barcelona, 04 de febrero de 2016 (17:33 CET)

Ada Colau ha sentado las bases para acabar con la homofobia en el Ayuntamiento de Barcelona. La alcaldesa ha enviado una carta a los grupos municipales para informar de que si un concejal se niega a casar a parejas del mismo sexo, no podrá celebrar tampoco enlaces heterosexuales.

"El Ayuntamiento estipula formalmente que los concejales que tengan alguna reserva en celebrar matrimonios gays no pueden celebrar matrimonios en ningún supuesto", indica la carta de Colau.

Resolución del Síndic

La alcaldesa ha podido tomar esta resolución gracias a una decisión del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en relación a una queja presentada en 2014 por el Consejo del colectivo LGTBI cuando un concejal del PP, que ya no está en el Ayuntamiento, manifestó su objeción de conciencia a casar a una pareja gay.

Ahora, el Síndic ha resuelto a favor del colectivo gay y el Ayuntamiento ha expresado "su compromiso con la defensa de los derechos de las personas gays y lesbianas". En consecuencia, Colau ya ha anticipado que si cargo electo expresa su objeción de conciencia "la Alcaldía adoptará las medidas necesarias para dar cumplimiento" a la decisión de Ribó.

De momento, ningún grupo municipal se ha mostrado contrario a celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad