Convergència oculta sus siglas para el 20D

stop

REFUNDACIÓN

Artur Mas, con los miembros de su Govern, en un acto para inaugurar un busto de Puig i Cadafalch

Barcelona, 04 de noviembre de 2015 (19:32 CET)

Todo ha cambiado en un solo año. El proceso soberanista, iniciado con la Diada de 2010, se ha llevado por delante el mapa político catalán. Tras el PSC, y Unió Democràtica, que se dividió por dos, Convergència constata ahora el final de sus siglas. Con la candidatura Junts pel Sí, en la que participó en los comicios del 27S junto a ERC, Convergència se mantenía como partido, pero ahora, de cara al 20 de diciembre, ha decidido abandonar sus siglas.

El partido, cuyo coordinador general es Josep Rull, se presentará en coalición con otro nombre. Lo hará junto a los que quedan del partido Reagrupament, que fue una escisión de Esquerra Republicana, y con los también escindidos de Unió Democràtica.

Las siglas ya no suman

Este viernes se acaba el plazo para registrar el nombre de las coaliciones. El mismo día, un consejo nacional de CDC aprobará el nuevo nombre con el probará suerte en las elecciones generales, con Francesc Homs como cabeza de lista.

El desgaste por gobernar desde 2010 –de hecho no ha gobernado en exceso-- coincidiendo con la grave crisis económica y social, pero, principalmente, los casos de corrupción y la confesión de fraude fiscal del ex presidente Jordi Pujol, han sido determinantes. Las siglas de Convergència ya no suman, y el único activo que tiene el partido es Artur Mas, un dirigente muy tocado, y que se juega ahora la investidura con el posible apoyo de la CUP.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad