El Bloc le mete un gol a Mónica Oltra

stop

Los nacionalistas de toda la vida le ganan la partida a Oltra y apuntan a Compromís al Grupo Mixto. Las espadas siguen en alto

Mónica Oltra, líder de Compromìs. / EFE

Valencia, 23 de enero de 2016 (13:59 CET)

La omnipresente Mónica Oltra ha renunciado a su preferencia por instalar Compromís junto a Podemos en el Congreso de los Diputados y dejará a sus diputados compartir tribuna con Bildu, ERC, IU, Foro Asturiano y Nueva Canaria.

El presidente del Bloc Nacionalista Valencià, Enric Morera, pudo esta semana recuperar las esencias de su plataforma nacionalista frente a las aspiraciones podemitas de Oltra, que cree que solo con la alianza con Pablo Iglesias pueden alcanzar cuotas electorales interesantes para tener poder y gobernar.

Pero todos han transigido en beneficio de una mayor visibilidad de los políticos valencianos en Madrid, aunque los partidarios de Oltra se preguntan qué visibilidad van a tener en medio de esa multitud y solo dos minutos reglados por intervención.

Compromís ha resuelto su crisis: Bloc 1- Oltra 0, aunque el tema no va a quedar así. Las espadas siguen en alto. La líder no puede aceptar esta derrota porque además sabe que esto relega Compromís a un papel secundario en la política española y valenciana. Y esto en política se paga, como la desunión.

Tener grupo a cualquier precio

El Bloc aceptó ir en la candidatura con Podemos a cambio de tener grupo parlamentario propio en el Parlamento. Pero el reglamento se puso por el medio y no pudo ser. Mónica Oltra intentó que sus diputados fueran con Podemos, pero Enric Morera, presidente del Bloc aunque por poco tiempo, dijo desde el principio que al Grupo Mixto.

En las reuniones celebradas esta semana en Valencia la mayoría del Bloc se impuso en el seno de Compromís al liderazgo de Oltra, que ha transigido, aunque todo el mundo da por sentado que las cosas no van a quedar así, por mucho que todo se disfrace del buen rollito en el seno de la coalición valenciana (Bloc, Iniciativa y Els Verds).

El único que respira es Ximo Puig que ve reforzada su presidencia por el debilitamiento de Oltra. De entrada, como Compromís boicoteó el nombramiento de Alberto Hernández, marido de la consellera socialista de Sanidad, para presidente de Egevasa, empresa mixta de la Diputación de Valencia (PSOE), Compromís está frenando la designación de Vicente Flor, cercano a Oltra, para la presidencia del Institut Alfons el Magnanim. Las espaldas seguirán en alto.

La alegría va por barrios
 
En Compromís la alegría ha ido por barrios tras el triunfo del Bloc. Hubo dimisiones en las redes. Y en Facebook lo nacionalistas estaban exaltados mientras los de Iniciativa y el Twitter de Mónica Oltra estaban para otras cosas.

Enric Nomdedeu, videalcalde del ayuntamiento de Castellón, líder del Bloc, daba "las gracias por la dignidad" que supone la apuesta por el Grupo Mixto, y recordaba que en las elecciones autonómicas Compromís consiguió 452.654 votos frente a los 306.396 de Podemos. Y comentaba: "por primera vez en la historia el Bloc se ha plantado. Y resulta que si te plantas, ganas."

En su twitter Mónica Oltra ha dedicado toda su atención a criticar la herencia recibida del PP, las tramas corruptas y destacar que el suyo es un gobierno de personas. Pero solo un par de tweets a comentar la decisión de Compromís y aconsejar a Pedro Sánchez que copie el modelo de pacto valenciano.

Morera insistió a los medios de comunicación que en Compromís hay mucha cohesión.

Alcanzar el poder

El dilema le viene ahora a Compromís a la hora de situarse en el nuevo escenario político después de la ruptura de grupo con Podemos. Sobre todo si Pablo Iglesias consolida su poder en un nuevo gobierno por el cambio.

Joan Baldovi dijo a la salida de la reunión con Felipe VI que no estaba claro que votaran a Pedro Sánchez. Compromís pediría a cambio compromisos sobre financiación autonómica y otros aspectos, de forma que pusieran superar la presencia política del PSPV-PSOE de Ximo Puig. Pero tras la victoria del Bloc y la entrada en el Grupo Mixto queda difuminada toda esta visibilidad y presunción política. Y eso lo sabe Mónica Oltra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad