El Gobierno se escuda en la crisis para romper su promesa sobre las pensiones

stop

CONSEJO DE MINISTROS

Soraya eschucha a Báñez explicar la no actualización de las pensiones. EFE

30 de noviembre de 2012 (17:25 CET)

El Gobierno no compensará a los pensionistas por la desviación de precios de este año. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, han explicado que ante la "difícil" situación económica el Gobierno da la prioridad de seguir avanzando en la reducción del déficit público.

Ambos miembros del Ejecutivo han afirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno "no puede" asumir una compensación a los pensionistas del 1,9%, la diferencia entre la subida aplicada este año (1%) y el IPC interanual de noviembre, cuyo dato adelantado se ha situado en el 2,9%.

Por este motivo, el Gobierno ha decidido suspender la compensación en el ejercicio 2012 exigida por la ley "porque es el año más duro de la crisis".

Las cifras

Las pensiones subirán, con carácter general, el 1% para el próximo año, tal y como estaba previsto en los Presupuestos Generales del Estado, salvo las inferiores a 1.000 euros mensuales, que se incrementarán el 2%. El coste global de la subida será de 1.513 millones de euros, según Báñez.

Báñez ha asegurado que 6,6 millones de pensionistas, el 70% del total de perceptores, tienen pensiones inferiores a 1.000 euros, por lo que verán incrementada su prestación el 2% en 2013, mientras que el resto, casi 2,4 millones de pensionistas, tendrán una subida del 1%.

Decisión dolorosa


La ministra de Empleo y Seguridad Social ha explicado que no se actualizarán las pensiones según la desviación del IPC porque la "prioridad" del Ejecutivo es cumplir el objetivo del déficit público.

Es una de las decisiones "más difíciles y dolorosas" que ha tenido que tomar el Gobierno, dice Báñez. La titular de Empleo ha añadido que se trata de una medida "responsable", con la que el Ejecutivo sabe que está pidiendo un "esfuerzo adicional" a muchos pensionistas que se han convertido en la "columna vertebral" de la economía familiar.

Duras críticas

El anuncio del incumplimiento ha dado pié a las críticas por parte de la oposición. El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha acusado este viernes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de aplicar "un recorte especialmente cruel" sobre los mayores con su decisión de no compensar a los pensionistas por la desviación del IPC y ha subrayado que con esta medida ha "incumplido la última cosa que le quedaba por incumplir" de su programa electoral.

Además, el portavoz de Empleo de CiU en el Congreso, Carles Campuzano, ha criticado que el Gobierno haya "jugado con los sentimientos y las necesidades" de los pensionistas al decidir no actualizar las pensiones y ha exigido que se cumpla la legislación vigente.

La ministra Báñez telefoneó esta mañana al secretario general de UGT, Cándido Méndez, para trasladarle la noticia sobre las pensiones. Para el líder sindicalista, se trata de "una noticia muy mala" porque "agrava aún más la situación de los pensionistas", que ya están sosteniendo a muchas familias.

Rompe la hucha

El Gobierno ha tenido que romper de nuevo la hucha de las pensiones. La Seguridad Social utilizará 3.530 millones del Fondo de Reserva de la Seguridad Social,para pagar las nóminas de los pensionistas de aquí a final de año.

Sáenz de Santamaría ha dicho que se necesita recurrir al fondo porque en diciembre el Gobierno tiene que pagar a los pensionistas la mensualidad habitual y la paga extra de Navidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad