El soberanismo se vuelca para hacerle un hueco a la CUP en la Mesa del Parlament

stop

La resaca electoral

Varios miembros de la CUP, entre ellos el cabeza de lista Antonio Baños. / EFE

en Barcelona, 09 de octubre de 2015 (23:00 CET)

Continúan las negociaciones entre Junts pel sí y la CUP para pactar un nuevo Govern. Pero en paralelo, los partidos tratan de cerrar la composición de la Mesa del Parlament. Es un primer paso hacia el pacto definitivo, que podría culminar con la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat.

Junts pel sí, que tendrá el control del órgano de dirección de la Cámara legislativa, intenta hacerle un hueco a la CUP en un primer gesto de buena voluntad. También trata de evitar que el PP se siente en esa Mesa, que cuenta con siete plazas: la presidencia, dos vicepresidencias y cuatro secretarías.

Rovira se perfila como nueva presidenta

La presidencia de la Cámara le corresponde a ERC. La secretaria general de los republicanos, Marta Rovira, se perfila como nueva presidenta del Parlament en sustitución de Núria de Gispert, que ocupó el puesto en los últimos años.

La nueva composición de la Mesa no se conocerá hasta el día 26 de octubre, fecha prevista para la constitución de la Cámara y para dar inicio a la nueva legislatura. Ese día los diputados electos votarán con papeletas a los miembros del órgano de dirección del Parlament.

Junts pel sí podría ceder una plaza a la CUP

No obstante, ya se presume que CDC ocupará la primera vicepresidencia, quizá con Lluís Corominas, que ya conoce los entresijos del cargo, y que la segunda recaerá sobre Ciutadans al ser la segunda fuerza política tras las elecciones, en las que logró 25 diputados. Los ciudadanos aún no han decidido quién ocupará la plaza, aunque en los corrillos parlamentarios se habla de Carmen de Rivera, que ya tiene experiencia como diputada.

Es en las secretarías donde se juega la partida. A Junts pel sí le corresponden dos gracias a sus 62 escaños. Se habla de la posibilidad de que le ceda uno a la CUP, pese a que los de Antonio Baños sólo tienen diez representantes en la Cámara. El PSC también tendrá su plaza, que podría ocupar otro veterano, David Pérez, y es posible que la última recaiga sobre Catalunya sí que es pot, la coalición de izquierda que encabeza Lluís Rabell.

El PP, fuera de la Mesa

Con este reparto, el PP se quedaría fuera de la Mesa del Parlament, en la que habría una mayoría independentista, lo que tiene su trascendencia política, pues este órgano toma decisiones básicas como podría ser la de dar luz verde a una declaración unilateral de independencia.

Una vez constituida, la Mesa tendrá que decidir quiénes serán los nuevos senadores autonómicos catalanes. El reparto puede ser distinto en función de la fórmula que se elija para distribuir las ocho plazas vacantes. Con la ley de Hont, se verían beneficiados los partidos mayoritarios, Junts pel sí y Ciudadanos. Con el sistema del mayor resto, tendrían alguna ventaja las formaciones con menos escaños.

Reparto de senadores

Todo apunta a que se usará el primero de esos mecanismos, lo que también excluirá al PP del reparto. De eso modo, Junts pel sí tendrá cuatro senadores, los Ciudadanos de Arrimadas, dos, y el PSC y Catalunya sí que es pot, uno cada uno. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad