ERC 'chantajea' a Mas

stop

DERECHO A DECIDIR

Oriol Junqueras, en la Cambra de Comerç./ED

25 de marzo de 2013 (19:46 CET)

Esquerra Republicana tiene sus argumentos. Más bien los tiene y los expone con claridad meridiana Oriol Junqueras. Y su posición puede dejar a CiU en una situación muy delicada. Los esfuerzos de la cúpula de la federación nacionalista, con Josep Antoni Duran Lleida, y el propio Artur Mas, a la cabeza, para incentivar el diálogo con el Gobierno de Mariano Rajoy, chocan por completo con las tesis que defiende Junqueras. Y el problema para el President Artur Mas es que está en manos del presidente de ERC.

La ecuación es la siguiente: Mas debe “explicar la verdad”, y esa “verdad” es que, según Esquerra, Madrid no cumple y no paga lo que debe, y, por ello, el presupuesto de 2013 es inviable. Es decir, si Mas quiere el apoyo de Esquerra, para aprobar los presupuestos de 2013, deberá enfrentarse con contundencia con el Gobierno de Rajoy. No acercarse, sino distanciarse.

Agonía, dentro de España

Junqueras lo explicó este lunes en la Cambra de Comerç. Su cadencia de párroco de pueblo, sus silencios estudiados, su oratoria firme, y repetitiva, sin la ayuda de ningún papel, en la Llotja de Mar, dejó a los presentes en absoluto silencio. “No se puede esperar brotes verdes que no sabemos cuando llegarán, no podemos contribuir a alargar una agonía, dentro de España, que nos condena a un chantaje infinito”, aseguró.

Junqueras está en una esquina con los siguientes postulados: fecha para la consulta soberanista “antes que el referéndum escocés” –convocado para el 18 de septiembre de 2014--, pregunta clara sobre esa consulta que dé objeto a una respuesta precisa, y explicar “el trato del Gobierno español”.

Pero hay cuestiones urgentes, como la aprobación del presupuesto de 2013. Si Mas explica lo que ello supone, los recortes que implicará, y por qué se deberán hacer, qué responsabilidad tiene el Gobierno español, y si el déficit se flexibiliza, en ese caso, ya se verá. Por ahora, no. “¿De qué servirá aprobar unos presupuestos que después no se podrán cumplir?”, preguntó Junqueras.

Satisfacer a ERC o finiquitar la legislatura

Ante esta situación Mas podría verse en la obligación de satisfacer a Esquerra, o dar por finiquitada la legislatura. Las encuestas vaticinan un crecimiento de otros diez diputados por parte de ERC. Junqueras lo sabe, pero rechaza que ese sea el objetivo. Quiere el 'otro' objetivo: el compromiso de la consulta soberanista.

Pero pase lo que pase, Esquerra ha logrado situar su mensaje entre la sociedad catalana y está en posición ganadora. CiU, en cambio, se encuentra en un auténtico laberinto en el que se situó Artur Mas.

¿Y entrar en el Govern de Artur Mas, como sugirió el President la pasada semana? “Sí, si hay fecha y pregunta sobre la consulta”. Y de ahí Esquerra no se mueve.


¿PSC o PP en la retaguardia?

Para Mas supone un reto ahora sí ya mayúsculo. Le queda otra posibilidad. Explorar seriamente, y no con menciones genéricas en entrevistas de radio, un acuerdo con el PSC y, en menor medida, para conseguir pactos concretos y mantener la puerta abierta con Madrid, con el PP catalán. De hecho, es lo que desea buena parte de la clase empresarial, muchos de ellos presentes en la Cambra de Comerç. Pero no es nada evidente que el PSC se presente en buena disposición.

En cualquier caso, Junqueras interpeló directamente a los empresarios. La situación es tan grave, que la supuesta estabilidad que ello supondría, “no es la que ahora conviene”. Les criticó por “celebrar una fiesta” por una “mera expectativa de que el Gobierno español podría flexibilizar el déficit para 2013, lo que quiere decir que también podría no hacerlo”. Y les conminó a “tomar decisiones, porque no se pueden demorar”. Esas decisiones pasan, claro, por dejar de pertenecer a España.

También les recriminó que critiquen las subidas de impuestos. “Necesitamos ingresos, ingresos que se queden aquí, pero les aseguro que si pudiéramos revertiríamos las subidas de Patrimonio o Sucesiones, no tengan ninguna duda”.

Tensión en CiU


¿Pero, cómo se vive todo eso en el otro lado? Francamente mal, aunque haya dirigentes de CiU que valoren y que defiendan lo que abiertamente reclama Esquerra. Es el caso de Josep Rull, que se ha hecho cargo de la secretaría general de Convergència, tras la dimisión temporal de Oriol Pujol por su imputación en el caso ITV. Rull no deja de hacer referencias a que esa consulta no se puede obviar, y que la gestión de la crisis económica va unida al referéndum, la tesis de Junqueras.

Pero otros dirigentes, y, principalmente los de Unió Democràtica, desearían abiertamente dejar de lado la consulta. Duran Lleida lo ha dejado claro. Y también la presidenta del Parlament, Núria de Gispert. No Antoni Castellà, miembro del Govern y responsable de Universidades. Castellà, el mismo día de la pasada semana que Duran reclamaba diálogo, constataba en su cuenta de Twitter que el diálogo no ha producido resultados.

¿Fuera del euro?

Mas confía en que la flexibilización del déficit para 2013 le permita sacar los presupuestos adelante con ERC y perfilar la consulta, aunque todavía sin una fecha clara. El Gobierno español enviará a Bruselas los objetivos de déficit de todas las administraciones a finales de abril. Si, como se espera, traslada el margen que le dé Bruselas a las autonomías, el Gobierno catalán cree que podrá tener un déficit algo superior al 1,5%.

Y pasar del actual 0,7% fijado, al 1,5% supone 1.600 millones de euros menos que deberá ajustar. Eso facilitaría las cosas.

Sin embargo, el contexto europeo puede cambiar todas las percepciones. Oriol Junqueras lo dejó caer. Con la experiencia de Chipre, las advertencias a los independentistas sobre la posible salida de Catalunya del euro ya no asustan tanto.

Eso es lo que Junqueras apuntó, con su tono de cura rural –a lo Bernanos-- que resonó, y de qué manera en la Llotja de Mar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad