Joan Herrera llevará la adjudicación de ATLL ante la Comisión Europea

stop

El secretario general de ICV reclama dimisiones “inmediatas” en el Gobierno por el resultado de la 'guerra del agua'

El secretario general de ICV, Joan Herrera

09 de abril de 2013 (12:08 CET)

El secretario general de ICV, Joan Herrera, ha anunciado que llevará el proceso de adjudicación de Aigües Ter Llobregat (ATLL) ante la Comisión Europea. Además, reclama dimisiones “inmediatas” en el Govern de la Generalitat. El político exige a CiU que asuma responsabilidades políticas por provocar la actual guerra del agua.

Herrera ha recordado este martes en una entrevista en Catalunya Ràdio que el conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, impulsó la concesión durante 50 años de la gestora pública de agua a Acciona "por una cuadratura contable a pesar de saber que podría dar lugar a indemnizaciones millonarias". Tacha esta actitud de irresponsable.

Gestión pública

El líder de ICV ha asegurado que su formación defendió la gestión pública del agua en los dos Ejecutivos tripartitos. De hecho, esta área estaba en su ámbito de competencia en el reparto de poderes con PSC y ERC. CiU siempre ha criticado el legado de los ecologistas por los más de 2.200 millones de euros de deuda que la Agència Catalana de l'Aigua (ACA) y ATLL tenían cuando llegaron al Govern. “No deja de ser extraño”, ha afirmado Herrera, “que el Govern de Mas asuma el déficit de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) o de algunas infraestructuras viarias, pero en cambio no hace lo mismo con las inversiones en la red hidráulica”.

También ha señalado que la alta deuda de las empresas gestoras del agua fue fruto del estado de los recursos hídricos en Catalunya cuando llegaron al Govern. “Más del 50% de los ríos estaban contaminados y no estaba garantizado el suministro de agua en Barcelona en caso de fuerte sequía”.

Área Metropolitana

Herrera también ha cargado contra la decisión del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) de crear una empresa participada en un 85% por Aguas de Barcelona (Agbar) y en un 15% por la administración pública para gestionar todo el ciclo del agua en el territorio. Ha tachado de “escándalo” el proceso por la falta de un concurso público que avale la creación de la nueva empresa y la participación de Agbar.

Su valoración va en línea de las denuncias que ya ha realizado la Plataforma Aigua és Vida. La asociación ciudadana ha iniciado una batalla legal contra este proceso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad