Josep y Pere Pujol, en libertad y sin medidas cautelares tras declarar por blanqueo

stop

Los dos imputados comparecen durante casi seis horas ante el juez de la Mata en la Audiencia Nacional

Los hermanos Josep (izq.) y Pere Pujol Ferrusola a su llegada a la Audiencia Nacional / EFE

en Madrid, 13 de noviembre de 2015 (19:02 CET)

Josep y Pere Pujol Ferrusola, hijos del expresidente catalán Jordi Pujol, han quedado en libertad sin medidas cautelares tras declarar durante casi seis horas ante el juez José de la Mata como imputados por un delito de blanqueo del dinero que la familia atesoraba en cuentas en Andorra, supuestamente procedente de comisiones ilegales.

Según han informado fuentes jurídicas, los dos han contestado en castellano y "sin restricciones" a todas las preguntas que les ha formulado el juez de la Audiencia Nacional y la teniente fiscal Anticorrupción, Belén Suárez, quien no ha pedido para ellos ningún tipo de medida cautelar tras el interrogatorio. El último en declarar ha sido Pere Pujol, quien ha permanecido una hora y media ante el juez, y que, al ser preguntado por los periodistas cómo ha ido el interrogatorio, se ha limitado a decir "magnífico".

Josep Pujol, cuatro horas

Antes lo hacía Josep Pujol, que durante cuatro horas y media ha respondido a las preguntas del juez y la fiscal, al igual que su hermano, en el marco de la pieza secreta sobre la información que Andorra ha remitido al juzgado de De la Mata en la causa en la que investiga los negocios sospechosos de Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente catalán.

Tras comparecer ante el instructor, Josep Pujol, que ha declinado hacer declaraciones al medio centenar de periodistas que aguardaban a la salida, y su hermano Pere han abandonado la sede del tribunal en un taxi que les ha recogido en la calle Génova, este último acompañado de su abogado Cristóbal Martell, que ha asistido a ambos en el interrogatorio.

Acompañados por la policia

A su llegada a las 9.30 horas, los dos hermanos y su letrado han sido acompañados por policías de la Audiencia Nacional hasta las instalaciones anexas de este tribunal, bajo el parque de la Villa de París, donde se ubican ahora las salas de declaraciones, algo inusual en otras comparecencia celebradas desde la inauguración de la reforma de la sede de la calle Génova el pasado 22 de octubre.

De igual modo, al término de su declaración a las 15.00 horas, Josep Pujol ha sido escoltado por agentes de la Policía de la Audiencia Nacional hasta la calle Génova, donde ha cogido un taxi. Lo mismo ha sucedido cuando Pere ha salido de declarar a las 16.30 horas junto a su abogado y han sido acompañados hasta la calle Génova, donde han subido también a un taxi.

Fuentes de la Audiencia Nacional han explicado que los hermanos Pujol habían pedido expresamente ser escoltados en esos recorridos por la Policía de la Audiencia Nacional, encargada de la seguridad de la sede del tribunal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad