Karmele: "Han exagerado y desvirtuado mi colaboración con Catalunya Ràdio"

stop

ENTREVISTA CON KARMELE MARCHANTE

La periodista Karmele Marchante pide que quemen La Caixa y el Banc Sabadell

en Barcelona, 29 de agosto de 2015 (22:33 CET)

Karmele Marchante está en el centro de la polémica desde que Sílvia Cóppulo la fichó para su nuevo programa en Catalunya Ràdio. En esta entrevista con Economía Digital, la periodista repasa su vida profesional, cuenta cómo llegó al independentismo y da detalles sobre este nuevo proyecto.

-¿Cuándo se hizo independentista?

Independentista ni se nace ni se hace. Es algo que viene con el tiempo. En mi familia, la de Tortosa, que era muy variopinta, había un tío catalanista. Ponía la Santa Espina, bailaba sardanas y me llevaba a rezar al Cristo de Lepanto [que era el Cristo catalanista].

-¿Cómo era su infancia en Tortosa?

Mi familia era de la burguesía rural. Había de todo. Algunos eran de derechas, otros de izquierdas y, claro, también estaba mi tío catalanista. Yo viví allí con mis abuelos hasta los 12 años. Iba a un colegio de monjas donde hablaba castellano. En casa, hablábamos tortosí. Luego fui a vivir con mis padres a Barcelona y tanto en el colegio como en casa hablábamos castellano. No me enseñaron a escribir en catalán y me da rabia. Es una faceta que me amputaron.  

-He cortado su relato. ¿Cómo culminó su idilio con el independentismo?

Todo lo que me inculcó mi tío se me quedó en la cabeza, pero la primera vez que oí hablar de una Cataluña independiente de forma seria fue en la Universidad Menéndez  Pelayo de verano en Santander. Yo estaba cubriendo algo y se me acercó un político en activo. Me habló durante mucho rato de una Cataluña libre y me puse a su favor. Era a finales de los 80 y ahí empezó todo.

Luego me fui a vivir a Madrid. Allí, los periodistas catalanes éramos criticados, entre otras cosas, por nuestra forma de hablar. Yo soy muy dada a abrazar las causas revolucionarias. Así que, cuando se empezó a hablar del tema más en serio, me lo estudie, me adherí y comencé a ir a las Diadas.

-¿Qué ventajas puede tener la independencia de Cataluña?

He apostado por el independentismo y ahora estoy segura de que es lo mejor. Quiero una Cataluña nueva y joven. Con leyes que también sean nuevas y pioneras. Como mujer y como feminista, que lo soy hasta las trancas, quiero una Cataluña en la que no existan ni la violencia de género ni la prostitución, que están muy vinculadas. Estoy cansada de que ningún político catalán haya condenado la violencia de género después de este trágico mes de agosto. Creo que tampoco lo han incluido en el programa de Junts pel sí, pero haré lo posible para poner remedio a ese olvido.

-Pero una Cataluña independiente puede quedar fuera de la Unión Europea. ¿Eso no le preocupa?

No. Todo lo contrario. Me horroriza la actual Europa, que ni siquiera puede dar una solución a la crisis de los refugiados. Para estar en un sitio así, prefiero estar fuera, sinceramente.

-Hoy se la conoce por sus colaboraciones en Telecinco, pero su carrera ha sido muy variada y dilatada…

Empecé la carrera de Periodismo en la Universidad de Navarra y la acabé en Barcelona. En medio, trabajé en Londres y en los Países Escandinavos como freelance para la agencia EFE. También colaboré con la Unesco en París.

Luego entré tanto en la prensa tradicional como en la contracultural. Fui una de las fundadoras de las revistas Ajoblanco y Star y lo combinaba con mi trabajo en Tele/eXpres. Hacía temas de nacional, de sucesos, de local. Fui enviada especial. En fin, hacía de todo. También, mucha radio. Por eso, me da rabia que ahora se me critique por colaborar con Catalunya Ràdio. Dicen que nunca he hecho radio y no es verdad.  

-¿Cómo acabó en Madrid?

Pedí un traslado, convencida de que me mandarían a un lugar exótico, pero me enviaron a Madrid. Allí estuve en el Grupo Zeta y en TVE, en informativos y programas. También en RNE y otras cadenas radiofónicas. Hasta que desembarque en Antena 3 con un noticiario rosa. Pasé a Tómbola y luego a Telecinco…

-¿Qué va a hacer en el programa de Sílvia Cóppulo?

Tendré una sección sobre temas relacionados con las mujeres y otra sobre cuestiones de actualidad. Estoy contenta, porque vuelvo a la radio de Barcelona donde estuve tantos años.

-Se la ha criticado mucho por fichar por Catalunya Ràdio. Incluso algunos partidos políticos se han mostrado en contra…

Han exagerado y han desvirtuado mi colaboración en Catalunya Ràdio. ¡Ni que fuera el fichaje de Oprah Winfrey para competir en los Oscar de Hollywood!

-Dicen que le están pagando por los servicios prestados a la causa independentista…

Parece que la única periodista independentista sea yo. Ya le digo que no es ningún pago por los servicios prestados. Hace cuatro meses que persigo al director del Ara, Carles Capdevila, para escribir una columna en su diario sobre cómo vive una independentista en Madrid. Nunca jamás se me ha puesto al teléfono. La verdad, considero que es un maleducado.

-¿Tiene otros proyectos para trabajar en Barcelona?

No. Nada más. Sigo viviendo en Madrid, aunque no descarto volver a Barcelona. No es ningún secreto, hace cinco  años que lo vengo diciendo. Me gustaría trabajar en medios catalanes, no es nada raro, porque soy catalana.

-Usted se ha sumado a Junts pel sí y Ara és l'hora. ¿Qué va a hacer durante la campaña?

Hago mítines, paseo por mercados… La idea es que ayude a buscar el voto independentista castellanohablante y de las mujeres. En eso último, me podrían dar una medalla, porque no lo hace nadie.

-¿Con qué reacción se encuentra?

Muy buena y muy positiva. La gente me conoce por la tele y me recibe muy bien. Mis compañeros de campaña también son estupendos y me agradecen que me haya mojado el trasero por la causa. Soy la única periodista de Madrid que lo ha hecho.


 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad