La eurozona y el FMI desbloquean la ayuda a Grecia

stop

Han acordado reducir en 20 puntos del PIB la deuda helena sin recurrir a una quita

27 de noviembre de 2012 (10:21 CET)

Los países de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han alcanzado este martes -en su tercera reunión y tras casi 13 horas finales de negociaciones- un acuerdo político para desbloquear 43.700 millones de euros de ayuda a Grecia.

Además, se han comprometido a reducir en 20 puntos del PIB la deuda helena, aunque sin recurrir a una quita, y han adoptado un conjunto de medidas como la reducción de los tipos de interés y el alargamiento de los plazos de los créditos a Atenas y un programa de recompra de deuda.

Aumentar la confianza

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha celebrado este acuerdo y ha asegurado que "ciertamente reducirá la incertidumbre y reforzará la confianza en Europa y en Grecia". Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, ha admitido que la negociación "no ha sido fácil".

De los 43.700 millones, cerca de 35.000 millones se desbloquearán el 13 de diciembre y se destinarán a salarios y pensiones y a la recapitalización de la banca. El resto de la ayuda se pagará durante el primer trimestre de 2013, siempre que Atenas siga cumpliendo con las exigencias de Europa.

Más margen para reducir la deuda


El acuerdo ha sido posible después de que el FMI aceptara relajar el objetivo de reducción de la deuda griega al 124% en 2020, en lugar del 120% que había exigido hasta ahora.

A cambio, los países de la eurozona se comprometen a situar la deuda griega "sustancialmente por debajo" del 110% del PIB en 2022. Para ello, se muestran dispuestos a considerar "más medidas y asistencia", siempre que Atenas cumpla todas las condiciones previstas en el programa de rescate.

Retraso del pago de los intereses

De momento los países de la eurozona se han limitado a acordar una rebaja de 100 puntos básicos (hasta situarlo en el euríbor más 50 puntos básicos) en el tipo de interés de los préstamos bilaterales a Grecia. De esta medida se libran Irlanda y Portugal por haber sido también rescatados.

Además, se alarga en 15 años el plazo de devolución de todos los créditos y se retrasa en 10 años el pago por parte de Atenas de los intereses de los préstamos concedidos por el fondo de rescate (lo que supone 44.000 millones de euros, según el director del fondo de rescate, Klaus Regling).

El Banco Central Europeo (BCE) transferirá a los bancos nacionales los beneficios logrados de los bonos griegos (alrededor de 11.000 millones, según varios cálculos) que tiene en su poder y estos a su vez se los darán a Grecia. Asimismo, en los próximos días se pondrá en marcha un programa de recompra de bonos en manos privadas por parte de Grecia con financiación europea.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad