La ley antidesahucios solo satisface a la banca

stop

Los afectados y la oposición ven insuficiente e injusta la moratoria ya que deja sin cubrir muchísimos casos y no ataja el problema de forma íntegra

Soraya Sáenz de Santamaría y Luis de Guindos presentaron la ley antidesahucios.  EFE/Paco Campos

15 de noviembre de 2012 (21:11 CET)

El Gobierno ha aprobado este jueves un real decreto ley que establece una moratoria de dos años en la ejecución de los desahucios de vivienda habitual. La medida se ha llevado a cabo de manera urgente tras los numerosos desahucios y el creciente malestar social que han generado, que ha tenido repercusión incluso más allá de la frontera española.

La situación era tan alarmante que el Ejecutivo se ha visto en la obligación de tirar hacia delante con esta normativa sin contar con el apoyo del PSOE, según ha argumentado. El consejo de ministros de este jueves ha aprobado una nueva ley que sólo cuenta con el apoyo de las entidades financieras del país. Los colectivos de afectados, los usuarios de banca y la oposición política han criticado la moratoria.

Un parche

A pesar de haberse sentado con el Gobierno durante los últimos días para intentar llegar a un acuerdo sobre desahucios, el PSOE tacha de "parche" la propuesta del Ejecutivo del PP.

Los socialistas creen que el real decreto es sólo para una minoría, que deja muchísimos casos sin cubrir y que no ataja el problema. “Nosotros queremos una solución integral”, aseguran desde el partido. Entre las medidas que propone, está la moratoria para todos los casos de necesidad, que vayan de buena fe y no dolosas; que se pueda reestructurar la deuda; parar las cláusulas abusivas como el interés del 29% de la mora hipotecaria; e incluso la posibilidad real de la dación en pago.

“Queremos parar los abusos presentes y los futuros. Además, tenemos que dar alguna respuesta a la gente que ya ha perdido su casa”, han afirmado las portavoces de los socialistas en esta materia, Inmaculada Rodríguez-Piñero y Leire Iglesias, en rueda de prensa.

Tarde y mal

Las tesis del PSOE son un calco de las de los colectivos de afectados, que se han pronunciado con un grado más de beligerancia. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) cree que la medida “ha llegado tarde y mal”. “El Real Decreto es una artimaña basada supuestamente en criterios económicos y de vulnerabilidad, con el único fin de contentar a la banca y excluir por segunda vez a la mayoría de gente que está sufriendo este drama”, explica la entidad en un comunicado.

El colectivo insiste en que el Gobierno es “el brazo armado de la banca” en todo este asunto. “La patronal de la banca dictó el decreto la semana pasada y el Gobierno redactó ahora lo que le manda su amo”, sentencia.

Apoyo de la banca

Sin embargo, el Gobierno sí ha contentado a la banca con su decreto. La patronal de las cajas de ahorro, CECA, ha asegurado a este medio que “valoramos positivamente la medida anunciada por el Gobierno ya que está en línea con nuestro punto de vista”. Precisamente, en estas entidades (que ya se han convertido en bancos) es donde se están dando la gran mayoría de los casos de desahucios. "Siempre estamos buscando soluciones antes de llegar al desahucio. Es el fin último”, insiste una portavoz de la patronal.

La organización también se congratula de la puesta en marcha de un fondo de alquiler social. “Las obras sociales de las cajas ya llevan trabajando en este sentido muchos años y tenemos mucha experiencia, por lo que nos ponemos a disposición del Gobierno para colaborar con ellos para sacar adelante este proyecto”.

Los usuarios de banca, en contra


Las asociaciones de usuarios de banca también critican la moratoria. El presidente de Adicae, Manuel Pardos, cree que las medidas “no impedirán que la banca siga embargando a cientos de miles de familias”. Por su parte, el portavoz de Ausbanc, Luis Suárez, califica de insuficiente la normativa porque “hay que ir más allá, hay que modificar la Ley Hipotecaria, sin ello se quedaría muy pobre”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad