Los policías se manifiestan para pedir a la CUP que les respete

stop

Los agentes exigen mayor protección jurídica y una revisión de la ley de cuerpos y fuerzas de seguridad

Un ataúd abria la manifestacion policial de este martes en Barcelona. / EFE/Toni Albir

Barcelona, 17 de enero de 2017 (21:27 CET)

Más de un millar de policías se manifestaron este martes por el centro de Barcelona hasta llegar a la plaza de Sant Jaume, donde se encuentra la Generalitat y el Ayuntamiento, para exigir a las instituciones públicas y a los políticos que les "respeten" y "protejan".  

La manifestación estaba encabezada por un ataúd con el que simbolizaban el "entierro de la dignidad policial" y una pancarta donde se leía "Todos unidos por la dignidad el respeto y la seguridad, Basta ya, protegemos a los ciudadanos".  

La protesta estaba organizada por una plataforma de siete sindicatos policiales –de los Mossos, del Cuerpo Nacional de Policía y de los agentes locales- y dos asociaciones de la Guardia Civil. Han participado agentes de toda España. Las organizaciones sindicales mayoritarias de estos cuerpos no se sumaron a la plataforma ni apoyaron a la manifestación.  

Gritos contra los concejales de la CUP

Los mossos David Miquel y Joan Miquel Milagros, portavoces respectivamente de los sindicatos SPC y USPAC, integrados en la plataforma impulsora, aseguraron que no se trataba de una manifestación contra la CUP sino para exigir respeto para la profesión. No obstante, en los carteles de la convocatoria aparecían dos fotografías relacionadas con la formación anticapitalista, una de ellas del concejal Josep Garganté, que ha mantenido diversos conflictos con la Guardia Urbana de Barcelona. 

La manifestación se ha desarrollado en silencia, aunque al llegar frente al Ayuntamiento de Barcelona se han proferido gritos. Estaban destinados a los concejales de la CUP. Los agentes consideran que esta formación les está hostigando.  

En un manifiesto, exigieron entre otras medidas una mayor protección jurídica, que se les retiren las penas añadidas en caso de acusaciones y que se regule el uso de la fuerza y de las armas. Sobre esta última cuestión, plantean que se reformule la ley de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, así como las legislaciones autonómicas. También reclamaron nuevas "herramientas", como las pistolas eléctricas Taser.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad