Mas refuerza el CNI catalán para la lucha contra los ciberataques

stop

TECNOLOGÍA

Cola para votar el 9N

Barcelona, 02 de diciembre de 2014 (19:34 CET)

El Centre de Seguretat de la Informació de Catalunya (Cesicat) cobra fuerza. El organismo, que estuvo bajo el punto de mira de la oposición al ser considerado el embrión del CNI Catalán, ha dado un paso más allá para reforzar sus funciones. La Generalitat lo ha transformado en una agencia del Govern cuyo objetivo será la ciberseguridad.

El Cesicat se había constituido hasta ahora como fundación. El cambio a agencia es, según fuentes del departamento de Empresa i Ocupació, un movimiento para "garantizar que disponga de la forma jurídica adecuada a las funciones, encargos y actividades que el Govern considere necesarias". Así, el consejero del ramo, Felip Puig, ha presentado el anteproyecto de la ley que constituirá el nuevo organismo.

Ataques de hackers

Las funciones del Cesicat se establecen de la siguiente manera. "La ejecución del servicio público de la ciberseguridad; coordinación con el sector privado para mejorar niveles seguridad TIC; elaboración y ejecución de planes de ciberseguridad para el Govern; y la mejora del nivel de protección de la identidad digital de la ciudadanía de Cataluña".

El cambio de ley llega después de que la Generalitat recibiese un ataque de hackers durante la jornada del 9N. El president Artur Mas señaló pocos días después que se trató de una incursión a gran escala por profesionales se la tecnología. Las peticiones de información sobre sistemas operativos de la Generalitat se multiplicaron el día 8 por 20.000 y, en el 9N, por 60.000, respecto a un día ordinario. "Nunca se había sufrido un ataque organizado de este volumen", dijo.

Un organismo polémico

El Cesicat ha estado varias veces en el punto de mira de la oposición. Sobre todo porque sus funciones nunca han estado claras. Su creación data de 2010 con el tripartito. Su principal objetivo era garantizar la seguridad tecnológica del Govern, además de generar un tejido empresarial catalán dedicado a ese sector.

La Generalitat, a regañadientes, ha ido desvelando más detalles del asunto: colaboraciones con los Mossos en ataques informáticos, seguimientos a activistas por internet, equipos formados por hackers e informáticos, etc.

Por ahora, este caso sólo le ha costado el cargo al máximo responsable de la institución, Carles Flamerich, también director general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información. No obstante, la Generalitat asegura que la dimisión obedeció a motivos internos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad