El ex director administrativo del Palau de la Música, Jordi Montull (2d), y su hija Gemma Montull (c), acompañados de sus abogados, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Barcelona. EFE/Marta Pérez

Montull: “CDC pasó del 3% al 4% porque quería más dinero”

stop

Montull confirma que Ferrovial pagó comisiones a Convergència por la adjudicación de obra pública a través del Palau de la Música

Josep Maria Casas

El ex director administrativo del Palau de la Música, Jordi Montull (2d), y su hija Gemma Montull (c), acompañados de sus abogados, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Barcelona. EFE/Marta Pérez

Barcelona, 09 de marzo de 2017 (12:00 CET)

El ex director administrativo del Palau de la Música, Jordi Montull, también confirmó este miércoles ante el tribunal que lo juzga que Ferrovial pagaba comisiones a Convergència (CDC--actual Pdecat) por la adjudicación de obra pública. Los pagos se efectuaban a través de la mencionada institución cultural. De los 11 millones de euros aportados por Ferrovial, tan sólo una pequeña parte se quedó en el Palau de la Música porque el “grueso” fue a parar al partido de Artur Mas.

Montull precisó que las comisiones ilegales “pasaron del 3% al 4% porque Convergència quería más dinero”. En un principio, el partido aplicaba un 3% sobre la adjudicación de grandes obras públicas, pero después lo incrementaron al 4%. Tal como también indicó Fèlix Millet en la sesión anterior, de este porcentaje del 4%, un 2,5% era para el partido y un 1,5% para Millet y Montull como intermediarios. Ellos se lo repartían a razón de un 1% para el primero y 0,5% para el segundo.

Montull reconoció que Convergència cobró comisiones a través del Palau de la Música pero tan sólo incriminó a su extesorero, Daniel Osàcar, también imputado en esta causa. No apuntó hacia más arriba. Cuando el fiscal Emilio Sánchez Ulled le preguntó por la reunión que él y Millet mantuvieron en 2005 con los convergentes Jaume Camps y Germà Gordó en la cafetería del Hotel Diplomatic. Montull aseguró que no se trató de las comisiones ilegales: “no se habló de dinero, sino de política y de futbol”. Ni Millet, ni Montull ni su hija Gemma han apuntado a otro dirigente convergente que no fuera Osàcar.

Osàcar iba al Palau, “contaba el dinero y se lo llevaba”

Confirmó que el extesorero de CDC acudía con asiduidad al Palau de la Música para cobrar: “venía, contaba el dinero y se lo llevaba”. Las comisiones se satisfacían de tres formas: en cheques al portador, en efectivo y mediante convenios con la convergente Fundación Trias Fargas (después del escándalo se la denominó Catdem y, a raíz del caso del 3%, decidieron disolverla). Millet, Gemma Montull y, este jueves, su padre Jordi Montull constataron que el misterioso “Daniel” que aparecen en la documentación del Palau como receptor de fondos de Ferrovial es Daniel Osàcar.

En su primera declaración, antes incluso que le preguntara el fiscal, Jordi Montull exculpó a su hija Gemma. Después reiteró que su voluntad es que “se conozca lo que realmente sucedió”. También exculpó de responsabilidad a Rosa Garicano, exdirectora de la Fundación del Palau de la Música. Aseguró que no sabía nada y que no intervino en la trama de comisiones a Convergència. Los Montull han negociado un acuerdo con la fiscalía para rebajar la petición provisional de 26 años de cárcel de 26 años a tan sólo 3 años.

Confiesa cómo él y Millet se llevaban el dinero

Jordi Montull reconoció que se había apropiado de fondos del Palau de la Música. En la documentación, estos fondos constaban a nombre de GPO, siglas que corresponden a Grandes Promociones Orquestales (GPO), un nombre que se inventó el mismo Montull. La fiscalía llegó a acusar en un primer momento a la constructora GPO, aunque después se comprobó que no tenían nada que ver con la trama. Ahora se ha aclarado a que correspondían estas siglas.

Retribuciones. Ratificó que tanto él como Millet decidieron autoconcederse unas retribuciones sin consultarlo con los órganos del Palau de la Música. El abogado de la fundación les recomendó constituir unas sociedades, a nombre de sus respectivas esposas, para cobrar estos “bonus” ilegales que superaron el millón de euros. Los cobraban mediante cheques bancarios al portador y en billetes de 500 euros para no dejar rastro.

Orfeó Català. Las cuentas de esta asociación eran opacas e, incluso, disponían de cuentas bancarias fuera de registro. Millet y Montull desviaban fondos de la Fundación del Palau a la asociación Orfeó Català, desde la cual se los llevaban a sus bolsillos precisamente por la falta de controles. Según el escrito de acusación, Millet se apropió de siete millones de euros y Montull, de 1,3 millones. Queda por esclarecer dónde están otros siete millones. Montull no dio explicaciones de su paradero.

Viajes y obras particulares. Montull asumió toda la responsabilidad de la reforma que se realizó en el domicilio de su hija: “Le dije que de las obras me encargaba yo”. Los trabajos superaron los 400.000 euros y se pagaron con fondos del Palau de la Música, aunque el padre asegura que su hija no lo sabía pese a ser la directora financiera de la institución. Respecto los viajes de placer por todo el mundo, Jordi Muntull indicó que ya habían devuelto los importes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad