Multan a una activista danesa por ayudar a refugiados

stop

La escritora y activista danesa Lisbeth Zornig Andersen y su marido fueron sancionados con una multa de 3.000 euros cada uno por haber ayudado a una familia siria a llegar a Suecia

Los refugiados sirios necesitan de la solidaridad, pero las autoridades danesas lo impiden.

Barcelona, 12 de marzo de 2016 (16:29 CET)

La insolidaridad de la Unión Europea adquiere tintes surrealistas. Mientras cada vez más refugiados se hacinan en la frontera entre Grecia y Macedonia, los que lograron introducirse en territorio europeo chocan con la frialdad de los gobiernos. Y si algún ciudadano trata de ayudarlos, se puede enfrentar a multas y sanciones de las autoridades migratorias.

Es lo que le ha sucedido a la escritora y activista danesa Lisbeth Zornig Andersen, que tendrá que pagar una multa de 22.500 coronas --unos 3.000 euros-- por haber ayudado a una familia de refugiados sirios a llegar a Suecia, a donde se dirigían, el año pasado, según ha informado la prensa danesa.

Tanto ella como su esposo, Mikael Rauno Lindholm, estaban acusados por llevar en su vehículo a una familia siria desde la frontera con Alemania hacia la capital, Copenhague, y desde allí a la estación de tren. Lindholm, a quien también se le acusaba de haber ofrecido café y galletas a la misma familia y de comprarle los billetes a Suecia, ha sido multado con la misma cantidad.

Condenas por ayudar

"No soy ninguna delincuente, hice lo único decente que podía hacer", ha afirmado Zornig a la cadena DR Noticias. Por su parte, su marido, según recoge la agencia Ritzau, ha asegurado al tribunal que llamó a la Policía para preguntar si lo que quería hacer estaba permitido por la ley, pero el agente le dijo que "era una buena pregunta" pero no supo contestarle.

Según las estadísticas oficiales, 279 personas han sido condenadas en Dinamarca por ayudar a inmigrantes en sólo cinco meses, entre septiembre de 2015 y febrero de 2016, frente a los 140 que lo fueron en todo 2014. El último caso que salió a la luz fue el de un varón de 41 años que decidió "de forma espontánea" trasladar a un grupo de cinco refugiados afganos desde la ciudad de Flensburgo, en el norte del país germano, hasta la ciudad portuaria danesa de Grenaa. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad