Navarro se resiste a secundar la declaración soberanista

stop

DEBATE NACIONALISTA

El primer secretario del PSC, Pere Navarro. /EFE/Sergio Barrenechea

18 de enero de 2013 (18:16 CET)

El cisma es posible. Las diferentes sensibilidades del PSC están más vivas que nunca, pero la dirección socialista entiende que, esta vez, se debe mantener un camino propio. ¿Cuál? La resistencia para secundar una declaración de soberanía en el Parlament, en el que se reconozca a Catalunya como un “sujeto jurídico y político propio”. El PSC defiende el derecho a decidir, pero siempre que se pueda ejercer tras un acuerdo con el Gobierno central y respetando la legalidad. ¿Demasiadas filigranas? Tal vez sí, pero el primer secretario del PSC, Pere Navarro, considera que el problema es de CiU y ERC, no el suyo.

Así, la reunión de este viernes entre representantes de todos los grupos parlamentarios que se mostraron a favor del derecho a decidir, todos menos el PP y Ciutadans, ha acabado sin ningún acuerdo. O con el acuerdo de seguir negociando hasta pocas horas del próximo miércoles, cuando se vote en el Parlament.

Voluntad sincera de negociar

El PSC mantiene sus tesis. Según el portavoz parlamentario socialista, Maurici Lucena, su partido mantiene “la voluntad sincera para llegar a un acuerdo”. Y, según fuentes socialistas, cuando el PSC más se aproxima a CiU para llegar a un acuerdo, “más se distancia ERC”. De nuevo, por tanto, como ocurrió con la negociación del Estatut, priman las estrategias de partido.

Pero para el portavoz de CiU, Jordi Turull, si acaba desapareciendo de la declaración que Catalunya es un sujeto jurídico propio, “no tendrá sentido seguir el proceso”. El PSC, y también ICV, ya lograron que CiU y ERC retiraran de su primera propuesta la voluntad de constituir un “estado propio”. El argumento era que la declaración lo que pretende es constatar que Catalunya quiere poder realizar una consulta para decidir su futuro, pero no condicionar desde el inicio cuál debe ser ese futuro.

¿Qué busca, en realidad el PSC? Los sectores más catalanistas del partido entienden que, una vez solventado el problema de la alusión al estado propio, el PSC no debería quedar al margen del reconocimiento de Catalunya como sujeto jurídico y político. El propio exconseller y excandidato a la Generalitat, Joaquim Nadal, ha advertido sobre ello.

ICV hace "el juego sucio" a CiU

Pero la dirección del PSC lo ve de distinta forma. Pere Navarro ha sido explícito este viernes en una intervención en la comisión interparlamentaria del partido, con Carme Chacón en primera fila. El dirigente socialista cree que no es un asunto suyo. “Nos sentimos poco o nada presionados, porque no tenemos ninguna responsabilidad en este tema”. Es decir, como apuntaba Economía Digital, Navarro quiere dejar que Artur Mas y Oriol Junqueras se estrellen solos con el proyecto soberanista. Ve en la declaración soberanista “una huída hacia adelante de Mas” y critica a ICV por hacerle “el juego sucio” a CiU, porque los eco-socialistas están dispuestos a votar con CiU y ERC.

El PSC, en realidad, está ganando tiempo para poder votar el miércoles su propia resolución, y votar en contra de la resolución de CiU, ERC, ICV y CUP, si la llegan a consensuar. La decisión tendrá consecuencias positivas y negativas, y podría provocar problemas internos de envergadura. Pero Pere Navarro ha dado un paso al frente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad