Roca explota: "La irritación no construye el futuro, la Diada es de todos"

stop

ELECCIONES CATALANAS

Miquel Roca, ex dirigente de CDC y abogado de la infanta Cristina

Barcelona, 08 de septiembre de 2015 (13:25 CET)

Miquel Roca, denostado por el independentismo, representante del pacto, del consenso de la Transición, abogado ahora de la Infanta Cristina, lleva meses muy preocupado. En privado expresa un rechazo claro al proceso soberanista, a cómo el President Artur Mas ha impulsado un proyecto que se considera que acabará en nada. Roca también está preocupado por el propio papel de Convergència, de un partido que puede quedar en la irrelevancia y que ya no se indentifica con un espacio ideológico de centro.

En público, Roca va soltando esas reflexiones a cuenta gotas. Pero este martes ha querido reflejarlo en su artículo habitual en La Vanguardia. Miquel Roca lamenta que "esta vez la celebración de la Diada ya no será abierta a todo el mundo, se afirma que por el planteamiento de sus organizadores, se asocia la Diada al 27S y al éxito de las formaciones que están de acuerdo en convertir estas elecciones en un plebiscito a favor de la independencia".

El día culminante, el 28 de septiembre

Roca añade que "es una lástima, porque ahora no es el momento para restar, sino para sumar. Cataluña somos todos, independentistas, confederalistas, federalistas, federalistas asimétricos, autonomistas y, también, todos los que no participan en ninguna de estas propuestas".

El abogado, uno de los padres de la Constitución, que se enfrentó a Jordi Pujol y perdió la partida para que CiU se incorporada en un gobierno español, asegura que el momento determinante llegará el 28 de septiembre, cuando será necesario "el diálogo, el consenso y la negociación".


La irritación de los independentistas

Admite que eso ha sido imposible desde la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut en 2010, pero insiste en que "las unilateralidades tampoco han triunfado nunca en la historia de Cataluña, ni en 1931, ni en 1934, ni en plena Guerra Civil".

Miquel Roca, que invita a una "Bona Diada a todos", concluye que la irritación de los independentistas no sirve de nada. "No es suficiente con el efecto motivador de la irritación. Sólo con y desde la irritación no se construye el futuro. Hay que sumar confianzas, no simplemente frustraciones y maltratos". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad