La Generalitat quiere rescatar la C25, una de las autopistas gestionadas por Cedinsa, concesionaria propiedad de FCC, Comsa, Copisa y Copcisa. EFE/Archivo

Un fondo francés comprará cuatro autopistas catalanas

stop

El fondo de Natixis negocia la compra de la mayoría de Cedinsa a Comsa y FCC, mientras Meridiam también sobrevuela la concesionaria

Xavier Alegret

La Generalitat quiere rescatar la C25, una de las autopistas gestionadas por Cedinsa, concesionaria propiedad de FCC, Comsa, Copisa y Copcisa. EFE/Archivo

Barcelona, 01 de junio de 2017 (07:55 CET)

Comsa abrió la veda negociando la venta de varias concesiones, operación que incluye la de su paquete en las cuatro autopistas de Cedinsa. Varios fondos empezaron a revolotear alrededor de las autopistas, un negocio con peajes a la sombra muy rentable, y el resto de accionistas de Cedinsa también se pusieron a escuchar ofertas. El más rápido ha sido Mirova, fondo de inversión del banco francés Natixis, que perfila la compra de dos paquetes que le convertirán en el accionista de control de la concesionaria.

Mirova negocia con exclusiva la compra de las concesiones de Comsa, entre las que se encuentra el 18% de Cedinsa. Comsa tiene el 22% de la concesionaria pero quiere retener un 4%, como adelantó Ara. Es la operación más avanzada de las que se negocian con las cuatro autopistas de la Generalitat, y se prevé que se cierre antes de verano, según explicaron a Economía Digital fuentes cercanas a la venta. La constructora presidida por Jorge Miarnau  declinó comentar una operación que todavía se está negociando.

Comsa no venderá sola. Cedinsa también tiene en su accionariado a FCC (34%), Copisa (22%) y Copcisa (22%). Al menos las dos primeras, que, como Comsa, tienen el mandato de desinvertir en inversiones no estratégicas, están negociando la venta de su participación. Según explicaron fuentes financieras, FCC estaría en conversaciones también con Mirova, con lo que el fondo de Natixis tomaría la mayoría de la concesionaria catalana. FCC no hizo comentarios.

No sería la única concesionaria de autopistas española en manos de fondos extranjeros: Globalvía, que negocia la compra de su competidora Itinere, también está en manos de tres fondos de inversión. Pese a ello, el Gobierno no ha protestado por estas operaciones, ni ha salido en defensa del interés general, como sí ha hecho con Abertis, opada por la compañía italiana Atlantia.

Cedinsa: los fondos pescan en la necesidad de FCC, Comsa y Copisa de desinvertir en concesiones

El resto de Cedinsa también puede terminar en manos de fondos, aunque no de Natixis. Cada constructora negocia por su lado y Copisa ultima la venta a otro fondo. Fuentes del sector hablan de Meridiam, un fondo estadounidense especializado en infraestructuras que en España ya recibió la concesión de un nuevo tramo de la A66. Copcisa también ha recibido interés por su 22% pero podría mantenerlo. Ambas constructoras declinaron hacer comentarios.

No han transcendido cifras oficiales, pero se baraja una valoración de Cedinsa de unos 200 millones de euros, cifra que más que duplica la oferta que lanzó el Govern para rescatar las autopistas. Hace menos de un año, la consejería de economía, con Oriol Junqueras a la cabeza, planteó a las empresas el rescate, por un total de 80 millones, pero la operación no llegó a buen término.

Las cifras de Cedinsa

Cedinsa tiene la concesión de cuatro autopistas de la Generalitat hasta 2039, que suman 270 kilómetros y en las que se han invertido más de 1.500 millones de euros. La más importante es el Eix Transversal, de 153 kilómetros, y también gestiona el Eix Llobregat, el Eix Ter y el Eix d’Aro. La empresa se financia con el llamado peaje a la sombra, según el cual la Generalitat paga en función del número de coches que usan la infraestructura.

La inversión en Cedinsa puede salir muy rentable para Natixis y los fondos que entren en su accionariado. En 2015, el último ejercicio con los resultados auditados y presentados en el registro, la concesionaria participada todavía por FCC, Comsa, Copisa y Copcisa generó un volumen de negocio de 98 millones de euros, casi el 10% más que en 2014 gracias al incremento del tráfico. Con estos ingresos, ganó 22,7 millones de euros.