Manuel Manrique, presidente de Sacyr. EFE

Manrique logra exprimir al fin las últimas inversiones de Sacyr

stop

Sacyr aumenta la cifra de negocio el 16,5% hasta los 785 millones de euros, pero no le vale para crecer durante el primer trimestre

Barcelona, 08 de mayo de 2017 (17:55 CET)

Sacyr registró un beneficio neto de 31,3 millones de euros en el primer trimestre, lo que representa un descenso del 26,5% respecto a los 43,9 millones que ganó en el mismo periodo del año pasado. La caída se explica con la falta de extraordinarios. En el primer trimestre de 2016, el grupo que preside Manuel Manrique registró 20 millones adicionales al que generó el negocio recurrente. Sacyr se excuda ahora en que el resultado actual habría crecido casi un 40% a igual perímetro.

En positivo sí destaca que Manrique haya logrado meter en explotación las adquisiciones realizadas durante el pasado ejercicio: esencialmente, las nuevas autopistas en la zona de latam. La cifra de negocio del grupo de construcción, servicios y concesiones mejoró el 15,6%, hasta los 785,9 millones de euros.

El ebitda de esta filial creció el 16,5% y ascendió a 93,9 millones de euros. Más al detalle, el segmento referido a la construcción se expandió el 14%; el de concesiones (Valoriza) un 16%; el de servicios el 23% y el área industrial el 39%.

El grupo al completo experimentó con este empuje un incremento en el ebitda del 16,5%, hasta los 94 millones. La otra gran parte del resultado lo explica la internacionalización de la compañía. Más del 50% de la cifra del negocio procede de fuera de España. No obstante, los ingresos internacionales fueron siete puntos porcentuales inferior al 48%.

Resultados Sacyr: el grupo creció en las áreas de construcción, concesiones, servicios e industrial

Reducción de su deuda y compromiso con Repsol

Al cierre de marzo, la deuda financiera neta de la compañía se situaba en 3.015 millones. Supone un descenso del 19% desde el inicio del año. En este sentido, el grupo liquidaba su deuda con Repsol tras lanzarse de cabeza a los derivados.

El grupo amortizó el préstamo asociado a la participación de la petrolera que ponía como garantía la venta de 7,70 millones de acciones. Según informa la compañía, esta operación le permitió cancelar la deuda de 769 millones de euros y liberar todas las garantías que tenía asociadas al préstamo.