Emilio Saracho, en una de las últimas juntas de Banco Popular. EFE/ED/archivo

Los mercados lanzan al Popular por debajo de los 2.000 millones

stop

La acción del Popular cae más de un 10% este viernes tras el rebote de la primera hora y el banco ya vale menos de 2.000 millones en bolsa

Barcelona, 02 de junio de 2017 (14:32 CET)

Poco ha durado la alegría de Banco Popular. Después de rebotar en las primeras horas del viernes, tras el tremendo desplome del jueves, las acciones de la entidad cotizaban planas a media sesión. La primera hora de la tarde (15:30 horas) deja caídas del más del 10%. Así es la montaña rusa bursátil del banco presidido por Emilio Saracho, que vive horas críticas después de que el consejo de administración reconociese de manera implícita las dificultades para encontrar un comprador.

De este modo, la capitalización bursátil del Popular ya cotiza por debajo de los 2.000 millones, después de cerrar el jueves al límite de esta barrera psicológica. La acción del banco se intercambia en los 0,42 céntimos, precio que hace unos días parecía imposible y que en las últimas horas se ha hecho fuerte. A dos horas para el cierre de la sesión, el valor bursátil del banco se sitúa en los 1.800 millones de euros, prácticamente a la cola del IBEX 35.

Con la del jueves, el Popular sumó cinco jornadas consecutivas de caídas, acrecentadas tras la decisión del consejo de administración de prorrogar el plazo para presentar ofertas por la entidad. El enfriamiento de la opa sobre el Popular, ante la ausencia de compradores decididos a dar el paso, aumentó todavía más los recelos de los inversores: escaparon de un valor financiero que ahora mismo centra todas las miradas del selectivo español.

La acción del banco se intercambia a media sesión por debajo de los 0,50 céntimos, un precio que hace unos días parecía imposible

También de la CNMV, que descartó este jueves, al menos por el momento, una intervención. “Hay que dejarle seguir funcionando, es decir, hay que permitir a los inversores que compran y vendan”, pronunció Sebastián Albella, presidente del ente supervisor.

"Tranquilidad absoluta" en el Gobierno

Por su parte, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Íñigo Méndez de Vigo ha recordado qu Banco Popular pasó las pruebas de estrés del pasado verano y que en estos momentos, a pesar de las dudas del mercado, no existe en el ejecutivo "ninguna preocupación mayor" por la situación del banco. "Tranquilidad absoluta", ha insistido.