Uber deberá devolver 14.000 documentos robados a Google

Uber deberá devolver 14.000 documentos robados a Google

stop

La tecnológica Waymo, perteneciente a Google, acusa a Uber de robar sus investigaciones para desarrollar coches automáticos

Barcelona, 15 de mayo de 2017 (20:45 CET)

Un juez de San Francisco obligó a Uber a devolver 14.000 documentos que un ejecutivo robó de Waymo, una firma del entorno de Google que trabaja en el desarrollo de vehículos autónomos. Además, prohibió a la plataforma de alquiler de coches que utilice la tecnología que había creado su competidora.

Esta empresa había denunciado a Uber por robo de secretos comerciales, y señalaba al ingeniero Anthony Levandowski como responsable de la filtración. Este empleado se marchó de Waymo en enero del 2016 y fundó Otto, una empresa que se dedicaba a investigar el desarrollo de camiones autónomos. Uber la compró por 680 millones de dólares, y por supuesto, se apoderó de la documentación que Levandowski se había llevado bajo el brazo.

La justicia encuentra pruebas sólidas del golpe de Uber

Pero según el juez William Alsup hay “pruebas convincentes” que el ingeniero y Uber habían planificado la creación de Otto y la posterior compra de la tecnológica antes que renunciara a Waymo.

La demanda acusa a Uber de competencia desleal, infracción de patentes y apropiación indebida de secretos comerciales. También afirma que la información robada otorgó a Otto una tecnología valuada en más de 500 millones de dólares, por lo que Waymo pidió a un juez federal que ponga fin al programa de auto-conducción de su rival, petición que ahora fue concedida.

Levandowski no sería el único que robó documentación

Entre los prototipos robados se encuentra un sensor llamado ‘circuito LiDAR’, que ayuda a los vehículos a ‘ver’ su entorno. Y Levandowski no sería el único responsable: según Waymo, otros exempleados de esta tecnológica, luego contratados por Otto y Uber, también descargaron archivos confidenciales relacionados con el dispositivo LiDAR, con información relativa a proveedores, detalles de fabricación y estado de las investigaciones.

"Mientras que Waymo desarrolló sus sistemas propios LiDAR durante muchos años, los acusados sacaron provecho de información robada para acortar el proceso y supuestamente construir unos sistemas similares en tan solo nueve meses", se detalla en la acusación.

Uber nunca ha negado que Levandowski haya robado esta documentación, pero no permite que Waymo rastree la información sensible en sus servidores. Pero ahora el juez le ha ordenado que permita a los abogados de la empresa acusadora que revisen todo lo que quieran.