Botella entra en campaña... para 2017

stop

La alcaldesa de Madrid anuncia los ansiados recortes de impuestos de los inmuebles pero para dentro de tres años

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

09 de junio de 2014 (22:17 CET)

Ana Botella no tiene la seguridad de que será la candidata del Partido Popular para el Ayuntamiento de Madrid en las elecciones de 2015 pero ya ha lanzado promesas de gobierno para el año 2017. La alcaldesa de Madrid anunció este lunes que el Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI, seguirá subiendo al ritmo de un 5% anual pero que dentro de tres años se reducirá hasta los niveles de 2014.

El impuesto, conocido anteriormente como la contribución urbana, ha sido la primera arma electoral de una alcaldesa que ya ha entrado en competición electoral. Es la repuesta de Botella al nerviosismo en las filas populares por el elevado rechazo en las encuestas. Sólo el 16% de los ciudadanos aprueba su gestión y la intención de voto ha caído del 49% en 2011 al 20% en mayo, según publicó El País el mes pasado.

Méritos ajenos

El Ayuntamiento de Madrid ha explicado que a partir de 2016, el 70% de los propietarios de inmuebles de la capital pagarán el 9% menos por este impuesto. Pero esta primera disminución no es mérito municipal, sino producto de una reducción impositiva programada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, hace dos años y medio.

La subida del IBI el 30 de diciembre de 2011, anunciada junto con el paquetazo de medidas económicas del gobierno de Mariano Rajoy, tenía carácter temporal.

Congelación a partir de 2017

Pero Ana Botella quiere vender las mejoras económicas del ayuntamiento, con unos 5.000 millones de euros en deuda y ahogado por el pago de intereses después de la borrachera de inversiones olímpicas. Y para ello ha decidido resaltar la reducción de impuestos a los inmuebles. El equipo de la alcaldesa anunció que a partir de 2017 el ayuntamiento reducirá el tramo del impuesto que corresponde fijar a los ayuntamientos y que puede fluctuar entre el 0,4% y el 1,1%.

El equipo de Botella también ha vendido como logro la reducción de las tasas de basura después de los importantes recortes aplicados al servicio en verano del año pasado. Los envases y el plástico ya no se recogen cada día sino tres días a la semana: lunes, miércoles y viernes. Los barrenderos también sufrieron en expediente de regulación de empleo temporal, ERTE, de 45 días al año.

La ley impide que la tasa de basuras sea utilizada para otros propósitos, por lo cual la reducción de impuestos es una obligación para el gobierno local y no un logro producto de la buena gestión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad