Cambio de tiro en las operaciones especulativas a corto: de Meliá a OHL, Indra o Popular

stop

Operaciones bursátiles

El interior de la bolsa de Madrid

desde Madrid, 09 de febrero de 2015 (19:40 CET)

Las posiciones cortas sobre la bolsa española, las que un inversor toma prestadas acciones de una compañía para su venta inmediata, confiando en que la cotización baje para su posterior recompra y ganar con la diferencia antes de devolverlas, están volviendo al parqué.

Y lo hacen sobre prácticamente los mismos valores que más predicamento tenían en esta operativa antes de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la prohibiera en julio de 2012.

Desde que se levantara el veto hace poco más de dos años, se ha podido comprobar cómo ese bucle de compra-venta-recompra-reventa de acciones no ha llegado a aglutinar, en manos de inversores bajistas, los cerca de 3.600 millones de euros que tenían en julio de 2012, cuando el regulador prohibió las operaciones cortas.

Aumento sostenido tras levantar el veto

No obstante, el volumen de estas operaciones ha pasado de los poco más de 1.800 millones existentes en enero de 2013, cuando se levantó el veto, a los cerca de 2.600 millones que ahora hay depositadas en manos de grandes fondos de inversión.

Un incremento canalizado en esas comunicaciones de posiciones cortas netas recibidas por la CNMV. Las 3.091 recibidas en 2014, a una media de casi 12 al día, han supuesto un incremento del 63,7% respecto a las 1.971 recibidas en 2013, menos de 8 cada día.

Ranking desfasado tras el repliegue en Meliá

Al cierre del pasado ejercicio, estas posiciones afectaban a 48 empresas, con la hotelera Meliá al frente del ranking de acciones a corto sobre su capital social, con un 12,2%. A la cadena de la familia Escarrer le seguían Abengoa, OHL, Viscofan y BME. La media ponderada por capitalización de mercado de todas las posiciones cortas netas se situaba a finales de 2014 en el 0,601% del capital, frente al 0,365% de finales de 2013.

Ranking que se ha quedado desfasado en los 40 días que llevamos de 2015. Básicamente por la desaparición notable de las posiciones cortas en Meliá y el aumento de las mismas en empresas como OHL, Indra, Dia o el Banco Popular.

Plusvalías de hasta el 20%

¿Qué ha pasado en Meliá para que aquel 16,82% de su capital a corto en julio de 2014 bajase, primero, al 11,68% hasta principios de enero de 2015 y. después, en pocas jornadas, al 5,67% que marcaba el pasado 23 de enero?

Pues que el pasado 18 de diciembre venció una emisión de bonos convertibles de 200 millones de euros en acciones valoradas a 7,93 euros. Había sido lanzado cinco años antes y, a partir de octubre de 2013, la cotización de la hotelera se mantuvo por encima de ese precio.

Con el precio de conversión garantizado, los tenedores de esos bonos se volvieron locos con estas operaciones a corto. Aprovechando el compromiso adquirido por Meliá, de poner a disposición de los bonistas de un préstamo de hasta 10 millones de acciones en autocartera de la hotelera, los inversores las adquirieron para vender hasta por casi 10 euros por acción, embolsándose dos euros más por título, obteniendo plusvalías del 20%.

En busca de otros valores

Son los que han ido provocando la reducción de las posiciones a corto, desde el 16,82% que marcaba en julio de 2014 al 11,68% del que 9 de enero de 2015, precisamente la fecha en que vencía ese préstamo. Otros, como BNP Paribas, Highbridge Capital o Citidel Europe, prefirieron esperar al final, y vendieron tres y cuatro días antes del vencimiento del préstamo.

Unos inversores deshacen posiciones cortas en Meliá, y otros deciden hacerse fuertes con ellas en valores como el grupo OHL, la tecnológica Indra, la distribuidora Dia o el Banco Popular.

Acción concertada de los fondos

En todas estas sociedades, varias coincidencias. Que la entrada de los inversores se ha producido en los últimos dos y tres meses, que lo suelen hacer con una toma inicial del 0,5% del capital y que, en la mayoría de los casos, son los mismos inversores los que lo hacen en unas y otras empresas.

Un repaso al registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sirve para comprobar cómo los hedge funds británicos –Marshall Wace, World Quant o AQR Capital Management– aparecen detrás de estas posiciones. Y lo suelen hacer, de manera estratégica y concertada, casi en las mismas fechas y con la toma de capital similar.

130 millones en OHL

Cojamos el caso del grupo constructor OHL, presidido por Juan Miguel Villar-Mir. Tras el levantamiento del veto, en enero de 2013, solo tenía el 0,4% de su capital en posiciones cortas y se fue elevando, hasta superar, el 2% en agosto del pasado año.

Pero no ha sido hasta finales de 2014 y principios de 2015 cuando estos fondos se han decantado por dar el salto definitivo en la constructora. Marshall Wace, que entró el 22 de octubre con el 0,55%, suma ya el 1,4%. AQR, por su parte, partió el 12 de diciembre del 0,92% y ya alcanza el 1,52%. Mientras que tanto World Quant como Capital Fund no han elevado el 0,5% con el que entraron en diciembre y enero, respectivamente.

Entre los cuatro fondos han logrado derivar a corto el 3,9% del capital de OHL, sobre un total del 6,12% hacia estas posiciones, que capitaliza actualmente por un valor bursátil superior a 131 millones de euros.

Marshall Wace

La actividad reciente en cortos de Marshall Wace también se deja sentir sobre Dia y Banco Popular e Indra. En la distribuidora, entre el 28 de enero y el 2 de febrero, ha pasado del 0,5% al 0,62%, mientras que en la entidad financiera ha aumentado, entre enero y febrero, del 1,19% al 1,51%. La entidad presidida por Ángel Ron eleva ya sus posiciones cortas al 4,55% de su capital, lo que supone más de 350 millones de euros.

Indra es la otra gran empresa en la que las operaciones a corto se han disparado en lo que va de año. Terminó 2014 con 4,3 millones de acciones a corto (el 2,61% de su capital) y rondaba casi el 5% el pasado 23 de enero, última fecha en que la CNMV actualizó el registro de estas posiciones. Aquí Marshall Wace y World Quant se han decantado por deshacer posiciones, dejando que sean los fondos AQR y Capewiew los que abanderen las operaciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad