Deoleo, la mayor aceitera del mundo, a punto de dejar de ser española

stop

El fondo CVC, el banco UBS y una sociedad de las islas Caimán controlan el 34% de la compañía

La fábrica de Alcolea del grupo Deoleo

27 de noviembre de 2014 (02:00 CET)

Deoleo, el mayor productor mundial de aceite de oliva, acaba definitivamente en manos británicas. Lo hará tras autorizar la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la OPA por el 100% del capital que OLE Investments, sociedad controlada al 100% por fondos asesorados por CVC Capital Partners, presentó el pasado mes de julio.

Se trata de una muesca menos en la deteriorada ‘marca España’, que deja en evidencia al ex ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete. El ahora comisario europeo que el pasado abril salía al paso diciendo que Deoleo seguiría en manos españolas a través de la compra de acciones de Bankia y BMN –las que se vieron obligadas a vender como contrapartida por su rescate– por parte de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI).

La CNMV solo amaga

Tampoco sale muy bien parada de esta historia la CNMV, la que a la postre autoriza, en última instancia, la operación. Suena a mera pose su alusión a que el precio de 0,38 euros por acción –el que ya pagó a Bankia, BMN y Dcoop (antigua Hojiblanca)– es muy bajo en virtud de la legislación vigente y que, por tanto no puede ser competitivo. Según sus cálculos del supervisor, CVC debería desembolsar al menos 0,395 euros por título para que su oferta tuviera una mejor consideración. Y qué.

Quizás el supervisor podría haber indagado algo más en todos los movimientos accionariales producidos en Deoleo desde que en julio OLE Investments solicitó la OPA para tener la completa seguridad de que, indirectamente, el fondo CVC no llega al 30% del capital.

El umbral del 30%


Ya es casualidad que reconozca justamente el 29,99% ante la CNMV, quedándose al borde de ese umbral. Simplemente por no contar con ese 0,01%, la OPA en lugar de ser obligatoria se queda en voluntaria, y evita tener que ofertar un precio más competitivo.

La propia presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, se vio obligada a meter baza en estos movimientos accionariales. Fue el pasado 9 de septiembre, cuando firmaba de oficio una baja de participaciones significativas en Deoleo. La de la sociedad Teinver, porque, a la vista de la existencia de inexactitudes, el registro del 3,581% del capital no se correspondía con la titularidad accionarial real.

Participación ‘fantasma’ de Díaz Ferrán

Normal que no se correspondiera. Había entrado en concurso de acreedores en diciembre de 2010 y en liquidación en mayo de 2013. Teinver fue la sociedad instrumental a través de la que el que el ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, en prisión, y su socio, el ya fallecido Gonzalo Pascual, controlaban su patrimonio, en particular la aerolínea Air Comet.

En junio de 2010, cuando el cerco judicial resultaba agobiante, ambos vendieron Teinver y Marsans a Possibilitum Business, una de las empresas con las que el intermediario financiero Ángel de Cabo camuflaba irregularidades contables.

UBS entra en liza

Un rastreo por la CNMV sirve para comprobar cómo ese 3,581% que ‘poseía’ Teinver en Deoleo aparece ahora en manos del banco suizo UBS. La entidad helvética comunicaba el pasado 20 de octubre que ostentaba el 3,54% del capital de la aceitera española.

Sumando el porcentaje de UBS al 29,99% de CVC y al 1,89% en manos de Mao Holding –sociedad radicada en las islas Caimán–, el capital en manos extranjeras de Deoleo supera el 34%. El resto se lo reparten Caixabank, con el 5,28%, Kutxabank, que declara el 4,84%, Unicaja, el 11,35, y la participación histórica del 16% que mantiene la familia Salazar

Reconocimiento a la pasividad de Vilas

Al margen de los movimientos accionariales, el desembarco de CVC en Deoleo con ese casi 30% del capital le permitió situar al frente de la empresa al oscense José María Vilas el pasado mes de junio, sustituyendo en el cargo a Óscar Fanjul.

Llegaba Vilas a Deoleo año y medio después de dejar la presidencia de Panrico –la ocupó entre diciembre de 2010 y diciembre de 2012– en una situación insostenible que derivó un año después de su salida en la entrada en concurso de acreedores del grupo de bollería.

Son muchos los que ven en esa actitud pasiva, de ponerse de perfil ante la toma de control de Panrico por parte del fondo Oaktree sin decir esta boca es mía, el principal aval por el que CVC se decantó por Vilas al frente de Deoleo. Las recomendaciones del consejero delegado Jaime Carbó y de José María Vara, dos directivos de la aceitera que habían compartido con Vilas silla en el consejo de Panrico, hicieron el resto.

Peculiar cambio en el consejo

Vilas y Rosalía Portela de Pablo, presidenta de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, fueron obligados a renunciar a sus cargos como consejeros el pasado 30 de octubre. Una maniobra del fondo CVC para situar a sus respectivas sociedades personales (Vilas Advisory Group y Estrategia Porgy&Bess) al frente de esos cargos por el procedimiento de cooptación, y a ambos como sus representantes en el consejo.

De esta manera, desde ese día la sede de Vilas Advisory –el despacho situado en un edificio de oficinas de la Vía Augusta de Barcelona– se convertía también en la sede de la presidencia de Deoleo.

El grupo aceitero cerró sus cuentas al tercer trimestre de 2014 con unas pérdidas de 24 millones de euros debido al impacto de los gastos financieros derivados de la cancelación del antiguo contrato de financiación, y mantenía una deuda financiera neta de 493 millones, con un pequeño incremento respecto al dato a junio debido al efecto de la subida de precios de la materia prima y a una política más activa de aprovisionamiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad