El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, observa una de las novedades del año. EFE

El dinero americano y chino desmantela el juguete español

stop

El sector importa más de lo que vende en el exterior. Los clústers jugueteros se reiventan para fabricar otros productos, como piezas de automóviles

Jesús Montesinos

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, observa una de las novedades del año. EFE

en Valencia, 30 de noviembre de 2015 (01:00 CET)

Los españoles compran pocos juguetes y solo en Navidad. Y además cambian los gustos y gustan los juguetes extranjeros, mecánicos y con mucha tecnología, con un gran perjuicio para el juguete tradicional que es el que se fabrica en la Comunidad Valenciana y Cataluña. España ya no es el paraíso del sector.

Eso si. Para estas navidades, se espera un repunte de las ventas, que hasta noviembre estaban en 3% por encima de las del año pasado. El 75% de las ventas se concentra en estas fechas, sin que haya sido posible introducir el consumo en los cumpleaños y fin de curso, como ocurre en el resto de Europa.

Pero el juguete ya no es lo que era. En 1995, las exportaciones alcanzaron los 188 millones frente a los 103 de importaciones. En 2014 las exportaciones llegaron a los 197 millones, pero las importaciones fueron de 240 millones de euros. Dinero americano y chino controlan el negocio.

Muñecas para las niñas y patines para todos

Este año volverán a venderse muñecas, triciclos, mascotas digitales y peluches. Y los acostumbrados juegos de construcción y los que marquen los anuncios de la tele en esta última etapa del año. Pero triunfan los juguetes que están fabricados por Mattel (EEUU), Fisher Price (EEUU), VTech (Hong Kong), Lego y mucho juguete tradicional también fabricado en China.

Hasta la histórica Famosa (Feber, Barriguitas, Nancy, Nenuco) es desde hace años propiedad de un fondo de inversión de EEUU, aunque mantiene su fábrica en Alicante, donde han caído las exportaciones (-8%) mientras suben en Cataluña ( 59,5%).

Francia sigue siendo el mejor cliente español, aunque el Reino Unido crece este año un 130%. La exportación de muñecas lleva años con malos registros por la caída del mercado ruso. Y siempre hablando del juguete tradicional, que es el 81% de la producción española.

Del juguete a las sillas, vasos y chupetes

A la vista de la fuerte competencia de los juguetes extranjeros, muchas empresas del clúster juguetero en Alicante han optado por la diversificación industrial, como han hecho los empresarios de  IBI, con la fundación de una lonja virtual para acudir a concursos de vasos, chupetes, placas solares o piezas de automóviles.

Aprovechan, de esta manera, los equipos industriales que antaño fueron para hacer juguetes y ahora hacen perchas, cepillos, barras antivuelco para coches, cubertería desechable, salpicaderos, sillas para aeropuertos y el coleccionable sobre el cuerpo humano, el más vendido de Europa.

La presidenta de la Asociación de Empresarios de IBI y promotora de la lonja virtual (IBIAE), Soledad Gutiérrez, explica que esta gran diversificación industrial en la comarca fue obligada por la crisis del juguete de los años 80 y las posteriores crisis financieras. Pero que les ha salido de maravilla.

La antigua cuna del juguete

Ahora hay más de 500 empresas y 10.000 empleados en la comarca (1.900 millones de facturación) que hacen desde el bastoncillo para mover el café hasta los motores de un retrovisor. Y están inmersas en un proceso de renovación de equipos por la alta demanda que registran quienes antes solo hacían muñecas y trenes.

Aún quedan empresas jugueteras, pero importan desde China parte de los componentes. De todas maneras, marcas que se fueron a China por los bajos costes están volviendo, pero no necesariamente a Alicante, que ya no es ni de lejos la cuna de los juguetes españoles.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad